Compartir

Las Ciencias Naturales en jaque desde las aulas

Imagen de mano sosteniendo planeta tierra -diseño en solo línea- fondo lleno de hojas verdes

Cómo identificar y relacionar la ciencia con la cultura desde la práctica pedagógica, un derrotero fundamental según expertos.

Enseñar la ecología, no de la misma manera como comúnmente se ha venido haciendo, sino partiendo de cambios reales con elementos fundamentales que aporten al debate social, ayude a superar barreras de desigualdad y contribuyan al cuidado del ambiente y conservación de las especies, es parte del reto que tienen los licenciados en ciencias naturales en su actuar profesional y en su camino personal.

De acuerdo con Humberto Gómez Salazar, magíster en Educación, invitado al primer ciclo de conferencias “Enseñanza de las ciencias y construcción de país, una mirada desde la práctica pedagógica”, la tarea está en asumir nuevas miradas de cómo se enseña la ecología en las escuelas y en diversos escenarios incluyendo los rurales, a partir del reconocimiento y análisis de estrategias efectivas y no contraproducentes y poco efectivas para el cuidado de las especies y del ambiente.

“Hasta qué punto el concepto de ecología se cumple en actividades que vienen siendo ambientalistas en las escuelas, si en el desarrollo de un concurso, por ejemplo, se utilizan materiales reciclables que al final de la jornada pasan a la basura… Así sucede con la realización de murales para concientizar a los habitantes, utilizando pinturas, aerosoles y materiales que contaminan el ambiente.

La enseñanza de la disciplina es un poco más compleja de lo que nos han hecho creer, se deben contemplar atributos adicionales, como lo es el valor social y cultural de la biodiversidad, los cuales influyen no solo en su implementación, sino en su aceptación como herramienta de conservación a nivel local, y, por otro lado, aportar al debate social para superar el antropocentrismo tan extendido en nuestra cultura”.

Otra mirada que plantea Justine Farfán, gestora pedagógica de la Corporación Infancia y Desarrollo, es precisamente la participación que pueden tener los profesionales en los escenarios de formación y de atención educativa formal, es decir, aquellos regidos bajo especial protección constitucional y en condición de vulnerabilidad, utilizando como base la enseñanza de las ciencias naturales.  

Al respecto, planteó en su conferencia “Enfoques interdisciplinares en la enseñanza de las ciencias”, que las apuestas son grandes, cuando se tienen como público a adolescentes y jóvenes en condiciones de privación de la libertad, que carecen de oportunidades de aprendizaje y construcción de un proyecto de vida diferente.  

“Cómo hacemos para que el estudiante esté motivado a aprender, partiendo de su contexto, enseñándoles y construyendo ese conocimiento alrededor de contenidos que les sirvan para su vida… En este sentido, el material debe ser potencialmente significativo, construido desde lo colectivo que permita dar cuenta del proceso reflexivo que se está dando en la guía y a partir de varias áreas de pensamiento.

Estas estrategias educativas flexibles siempre servirán para propender al desarrollo de las habilidades socioemocionales, al fortalecer el proyecto de vida y al plan de carrera de los jóvenes y adolescentes, así como aportar a la creación de proyectos educativos fuera del aula regular”.  

La jornada de conferencias en la que fueron convocados los futuros licenciados en Ciencias Naturales y Educación Ambiental, también contó con la participación de los expertos Johan Pérez Benítez y Miguel Ángel Martínez, quienes reflexionaron sobre la importancia de realizar estudios de diversidad biológica y establecer elementos de las prácticas educativas permeados por lo cultural y lo biológico.

“Para los docentes en formación es muy importante identificar y relacionar la ciencia con la cultura y así buscar alternativas de cambio basados en el aprendizaje, generar ejercicios de investigación como campo emergente y en favor de la conservación de la biodiversidad, salirse de la escuela para empezar a propiciar nuevos espacios de diálogo, saberes, comunicación y divulgación, y reconocer la ciencia y sobre qué se está formando para brindarlo a la sociedad”, puntualizaron los invitados al evento.