Compartir

Crédito: ¿el amigo o el enemigo de los propósitos?

Crédito: ¿el amigo o el enemigo de los propósitos?

Hablar de créditos puede convertirse en la “pesadilla financiera” de muchos, sin embargo, es también para otros la alternativa de perseguir sus metas.

Al momento de escoger un programa académico a cursar, se consideran varios factores en el proyecto de vida, tales como: la vocación, las oportunidades laborales, y sobre todo la inversión.

Situaciones que han llevado a varias personas a frustrar sus propósitos profesionales, en especial, cuando factores económicos ponen frenos en estos planes, pues el temor a una deuda acecha las mentes de quienes desean ser futuros profesionales y no consideran entre sus opciones, estas modalidades de financiación.

Según exponen expertos del portal Mis Finanzas Personales, las opciones de financiación para cursar un pregrado, abundan, sin embargo, se deben de analizar con suma atención cómo están estas cifras personales en la actualidad y también que se espera de ellas a futuro, considerando, además, cuántos son los ingresos, a cuánto equivalen los gastos y cuáles son las deudas y responsabilidades.

Así, se posibilita la opción de generar planes y proyectos en un corto y mediano plazo en el que se considere cursar un programa académico, recurriendo a alternativas de créditos educativos, y otras posibilidades como becas, convocatorias públicas, patrocinios de fundaciones, entre otras opciones que posibilitan el acceso a la educación. 

De acuerdo con Nury Suárez Osorio, profesional de Acompañamiento y Permanencia de UNIMINUTO, Seccional Antioquia - Chocó, la inversión educativa no debe confundirse con una deuda, pues esta reflejaría una oportunidad futura en el desarrollo de la calidad de vida.

Somos nosotros mismos constructores de nuestras propias acciones. El tener un crédito educativo permite pagar la universidad y ser un gran profesional. Además, se va a poder tener una buena referencia crediticia que en algún momento la van a solicitar para adquirir bienes. Y finalmente se adquiere responsabilidad y cultura del ahorro.

Según Zachary Múnera, coordinador comercial de la Cooperativa Minuto de Dios, más de un 20% de la población estudiantil de la Seccional Antioquia - Chocó, ha financiado sus estudios a través del portafolio de crédito de esta entidad solidaria hasta finalizar con éxito su ciclo académico.

Y aunque estos temas en la actualidad, después de un año atípico y con estragos en la economía, no son novedad, hablar de deudas y créditos no dejará de causar intrigas ante las adversidades que podrían presentarse en el cumplimiento de la responsabilidad, sin embargo, no deben convertirse en el “talón de Aquiles” de la persecución de los propósitos.

Alejandro Salazar Villada
Dirección de Comunicaciones
Seccional Antioquia - Chocó

NOTICIAS RELACIONADAS

Estas noticias también le pueden interesar: