Compartir

Segundas Oportunidades: La Innovación para el cambio social

La Innovación para el cambio social

El Parque Científico de Innovación Social se vincula a los procesos de resocialización de las personas privadas de la libertad, por medio de "Laboratorio Ciudadano de Innovación Social", iniciativa liderada por UNIMINUTO Centro Regional Pasto y otros socios en el Centro Penitenciario y Carcelario de mediana seguridad y reclusión de mujeres - EPMSC RM.

El Parque Científico de Innovación Social apoya a UNIMINUTO Centro Regional Pasto con su iniciativa "Laboratorio Ciudadano de Innovación Social", un plan que busca beneficiar a las personas privadas de la libertad del Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Mediana Seguridad y Reclusión de Mujeres-EPMSC, al personal que labora en el lugar como guardas de seguridad, y a la población de la comuna 10 de Pasto, un territorio fuertemente golpeado por la pobreza y la violencia en donde, además, se encuentra ubicado este centro penitenciario. 

Liderado por las docentes del Centro Regional Pasto, Valentina Zamara, Nayibe Solarte, Gabriela Vargas y Lorena Aux, esta iniciativa nace a partir de las necesidades identificadas en el Centro Penitenciario a través de diferentes actividades de las Prácticas en Responsabilidad Social y Voluntariado realizadas por estudiantes de UNIMINUTO que, desde hace cinco años, cuenta con un convenio con el INPEC para llevar a cabo experiencias de acercamiento entre la comunidad y los reclusos. De esta manera, y de modo que las prácticas en responsabilidad social se realizan de forma semestral, el Laboratorio Ciudadano de Innovación Social busca recopilar las diversas propuestas de solución a las problemáticas como el hacinamiento, la falta de oportunidades laborales y el poco acompañamiento de resocialización a los reclusos que quedan en libertad.  

Para esto, se busca establecer una Tecnología Social que impacte de forma permanente, labor en la que apoya el PCIS a través de su método, la Ruta de Innovación Social – RUTA.  

Nayibe Solarte, profesora precursora de esta iniciativa, afirma que “este año se buscó que el Laboratorio no fuera solo una estrategia de acción semanal para dar solución a retos, sino que quede como una solución o alternativa permanente a las problemáticas que están dentro de la cárcel y la comuna 10. Por medio de la RUTA, el PCIS nos aporta fortalezas que nutren el proyecto con todo su talento humano en conjunto con UNIMINUTO Pasto”.  

Uno de los objetivos principales de esta iniciativa es lograr una resocialización de las personas privadas de la libertad y disminuir las posibilidades de que a su salida vuelvan a incurrir en delitos que nuevamente los lleven a la cárcel, esto impactará directamente en la disminución de hacinamiento y descarga laboral de los trabajadores del centro penitenciario, lo cual mejorará positivamente el trato hacia los internos. De acuerdo a Valentina Zarama, profesora y Líder del proyecto, “se pretende romper con el ciclo de estas personas: Nacer, empobrecer, delinquir, ir a la cárcel, salir, volver a delinquir y nuevamente ingresar a un Centro Penitenciario; se quiere logran un verdadero proceso de resocialización y vinculación laboral”.  

Así, la profesora Lorena Aux asegura que, “buscamos que las personas puedan un proceso adecuado de reinserción. Además, ayudar al personal con su carga laboral pues hay un ambiente pesado dentro del Centro Penitenciario. Lo que queremos con el Laboratorio es demostrar que el voluntariado ayuda en el cambio de paradigmas, a materializar soluciones y generar segundas oportunidades”.  

Actualmente, el Laboratorio de Innovación Social se encuentra en la fase Entender – Analizar de la RUTA, en donde ya se han realizado cartografías sociales para una mejor proyección y encuentros constantes con la comunidad de forma presencial y virtual de acuerdo a los lineamientos en el marco de la pandemia por COVID -19. Se espera también que esta tecnología social se consolide y pueda ser replicable y escalable en todos los centros penitenciarios del País.