Atrás

Turismo comunitario protagonista en Colombia

El atractivo turístico de los pueblos debe estar ligado a las tradiciones culturales y sociales de las comunidades.

 

El turismo comunitario se basa en la autogestión de las comunidades para ofertar, empoderar, apropiar y desarrollar toda una cadena de valor turística. En la actualidad, tiene especial importancia desde lo rural, por su nuevo concepto de visión del campo, y por la búsqueda de la innovación, sostenibilidad y calidad de vida.

 

Además, porque permite dejar de lado la visión de una “comunidad pobre”, por una en vía de desarrollo, que incluye a comunidades marginadas por el conflicto y les reconoce una mirada más integral en pro de recibir un sin número de turistas en todo el territorio nacional.   

 

Esas fueron las principales conclusiones a las que llegaron los docentes del programa de Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras de la Sede UNIMINUTO Virtual y a Distancia, Jorge Alexander Mora y Jorge Wilson Mojato, frente a su trabajo investigativo desarrollado y plasmado en el libro “Turismo comunitario en Colombia: desarrollo social y sostenible”.   

 

“El turismo comunitario es una oportunidad que ya viene desarrollándose en el país, por el nuevo espacio que genera, y porque se puede convertir en una fuente de ingresos para muchas comunidades… Los autores hacen toda una disquisición de lo que significa el concepto de lo comunitario, las distintas formas del turismo y el análisis particular de experiencias en entornos comunales”, destacó el Dr, Álvaro Campo, rector de la Sede UVD.

 

 

La obra investigativa lanzada el pasado jueves 14 de agosto, expone en el primer apartado el desarrollo de un marco teórico, que, para los autores fue “un proceso de concentración y rigurosidad”, presentando los fundamentos y pilares del turismo.

 

La segunda parte hace referencia a lo rural o turismo comunitario, entregando al público lector, una descripción de cómo empiezan a configurarse los territorios rurales con la apertura de las tradiciones culturales y ancestrales, para luego darle paso a la “multufuncionalidad rural o la nueva ruralidad”, que involucra la apropiación de actividades económicas diferentes a las tradicionales.

 

El tercer momento del texto se refiere a la parte social, desde la mirada polisémica del turismo, aportando referentes sobre el “alto grado de desarrollo”, que se puede lograr en las comunidades, si se involucran iniciativas socialmente sostenibles, como el cuidado del planeta, restauración y conservación del patrimonio cultural, junto con actividades económicas.

 

Y para el último capítulo se nombran algunos ejercicios de turismo comunitario desplegados en la Amazonia, La Guajira, Llanos Orientales y el Chocó, “rectificando cómo toman fuerza y cómo el Gobierno está implementando acciones para el desarrollo comunitario”, para luego culminar sus reflexiones con un estudio de caso desarrollado en el Agroparque Los Soches del departamento de Cundinamarca.     

 

“En el libro encontramos que el sector rural en Colombia por mucho tiempo estuvo en abandono por parte del Estado, y en los colombianos se generó desprecio hacia los campesinos, a aquellos provincianos que no eran de la capital…  En algún momento después del nuevo milenio, empezó a tomar protagonismo y a tomar un nuevo rol, mejorando la clase media, recibiendo al turismo positivamente y convirtiéndose en espacios de descanso, para escapar del estrés de la gran ciudad y aprovechar los lugares de gran biodiversidad y tradiciones culturales”, puntualizó Mora.   

 

 

 

 


Bienvenida

Presentación Decano Ciencias Empresariales
Tecnología y saturación en el turismo ¿problema u oportunidad?

Noticias