Atrás

En UVD le apostamos a la formación misionera

Desde la virtualidad, estudiantes, graduados y docentes comparten experiencias de fe, identidad y servicio.

El grupo de Juventud Misionera Eudista es un espacio convertido en una fuerza dinámica para los más de 50 estudiantes, graduados y administrativos, que se congregan de forma presencial, y en tiempos de cuarentena virtualmente, para compartir aprendizajes, experiencias y reflexiones con miradas misioneras, así como para estar unidos en oración, alegría, cotidianidad y fraternidad.

Es grandioso acercarse a un Dios que cuenta contigo y que le apuesta a que seas llama de amor para la humanidad, como lo expresó en su tiempo San Juan Eudes, este es el don y compromiso que asume cada misionero que se acerca a esta experiencia.

Cada viernes, es el día de la contemplación reflexiva y dinámica de la Palabra de Dios a través de la Lectio Divina. Un encuentro que nos acerca al Dador del Amor, que nos enseña de la vida, del compromiso, de lo que vivimos y hacemos los seres humanos. 

Es una cita esperada y acogida con alegría y disposición por los participantes, que cada día afianzan su sensibilidad espiritual y acogen la Palabra, y son testigos en sus entornos familiares y sociales de lo que han visto y oído.

El sábado es para la formación de acuerdo la ruta orientadora que se está gestando desde la Vicerrectoría General de Pastoral. También, es el día de la reflexión de los tiempos litúrgicos y de las particularidades del grupo que hace un ejercicio creativo, emotivo y didáctico sobre temas misioneros, de voluntariado y sobre las experiencias vitales de los participantes.

Todo este engranaje formativo tiene en perspectiva la consolidación de un voluntariado permeado por la espiritualidad, desde la fuente que nos sobrecoge como lo es la transmitida por San Juan Eudes, actualizada por el Padre Rafael García-Herreros Unda, cjm., y toda la Obra Minuto de Dios, como revelación novedosa del servicio al hombre y a la humanidad.

Ahora que tenemos los encuentros virtuales con los misioneros, quienes están deseosos de compartir sus dones con aquellos que les rodean, nos encontramos principalmente iluminados desde ese texto en el que Jesús convoca a sus apóstoles al reencuentro consigo mismos, “Vengan también ustedes aparte, a un lugar solitario, para descansar un poco” (Marcos 6, 31a).

Para luego poder salir a testimoniar con fuerza y esperanza el amor y la certeza de Dios en su cotidianidad, que por estos días están en un paso agobiante por los cambios que se han provocado por la pandemia, pero también esperanzados porque desde el servicio, los pequeños detalles, la alegría, la escucha, el valor de las pequeñas cosas, han ido construyendo nuevas realidades en sus hogares, junto a sus amigos y vecinos.

En definitiva, este espacio se ha convertido en el lugar donde se puede, como lo expresó el Padre Rafael García Herreros en alguna ocasión, sentirse llamados continuamente por una voz suave e insistente, aparentemente débil hacia lo santo, hacia lo trascendente.

Si quieres formar parte de este espacio, no dudes en contactarnos. Escribe a: carmen.acevedo@uniminuto.edu y sigue siendo ese voluntario del Reino que cumple su misión en la cotidianidad de forma auténtica y renovadora.

 

Carmen Cecilia Acevedo Vargas

Profesional de Pastoral UVD

 

 


Misión