Institucional

Atrás

El mundo necesita rescatar, cuidar y fortalecer el patrimonio cultural

La institución resaltó el valor de la identidad nacional en el marco del Bicentenario. 

 

Con muestras artísticas, folclóricas y juegos tradicionales, así como mercados campesinos, agroecológicos, de negritudes, indígenas y diversidad funcional, la Sede UNIMINUTO Virtual y a Distancia celebró la primera edición del Encuentro Internacional de Patrimonio Cultural.

 

Durante tres días la comunidad académica disfrutó de las intervenciones de artistas, emprendedores y expertos nacionales e internacionales, quienes dejaron ver la importancia de rescatar y fortalecer el patrimonio nacional, así como de repensar la mirada de la cultura para ejercer derechos con mayor libertad y autonomía, expresando la identidad individual y colectiva de Colombia y el mundo.    

 

"Es muy importante entender el patrimonio en una perspectiva más allá de la legislación, que le apunta al reconocimiento de lo que es importante para la comunidad, como la recuperación de la memoria, la construcción de nuevas significaciones y la generación de diversas acciones para su porvenir nacional, regional o local", destacó Ángela María Cadena Gómez, del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural -IDPC-.

 

El evento tuvo diversos ejes temáticos, entre ellos, conferencias y paneles que permitieron reflexionar sobre la apropiación social del patrimonio cultural, la gestión de los museos y su vínculo con el público, el rol de la ciudadanía digital en la cultura, el patrimonio emergente en los entornos virtuales, el turismo sostenible y no “depredador”, y la identidad cultural en el ámbito nacional al igual que en el internacional.

 

 

Discutir en torno a la construcción de patrimonio desde el territorio, la naturaleza, los procesos culturales y comunitarios, así como las narrativas digitales desde las comunidades ancestrales, también fueron algunos de los temas sumados a la jornada. “En Colombia tenemos múltiples referentes que nos identifican, entre ellos la palma de cera del Quindío, al ser la más alta del mundo, la orquídea llamada Catleya trianae, y el cóndor de los Andes, que además están en nuestro escudo nacional.

 

Los tres elementos son una pequeña parte de lo que tenemos de patrimonio natural e inmaterial, representando nuestra identidad colectiva y traspasando las visiones de esa Colombia de violencia, que siempre se ha mostrado al exterior, por una que tiene potencial, riqueza y biodiversidad”, así lo destacó Patricia Velásquez, coordinadora de interpretación ambiental del Jardín Botánico de Bogotá.

 

La museología, que también recoge en sus exposiciones parte del patrimonio cultural de las naciones y que incluyé la educación y lo popular, según Fernando Pérez Quimbaya, director del Museo del Vidrio, se aprecia en la proyección de las comunidades para conectar los pueblos con sus individuos a través de sus ejercicios didácticos, artefactos y/o fotografías. “Hoy hacemos un llamado a trabajar sobre el rescate de la historia para hablar de procesos de conservación, y desde la museología social, como acción política, para generar resistencia y no perder identidad de los pueblos, los saberes, las tradiciones y los territorios”.

 

Desde la mirada del patrimonio emergente que involucra a lo digital, la doctora en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad Nacional de Educación a Distancia -UNED-, Sara Osuna Acedo, defendió que la educación virtual, “la del Siglo XXI, puede traspasar al alumnado procesos de empoderamiento y lógicas que la sociedad está exigiendo, como expresiones de lo cultural”.

 

 

Así también lo validó la vicerrectora académica de la Sede, Yeldy Rodríguez, al asegurar que a través del carisma de la educación se van creando proyectos de educomunicación y de alfabetización digital, que forman sociedades más críticas y que le apuntan a entablar escenarios dialógicos, de renovación y de nuevas miradas hacia las problemáticas mundiales.  

 

Desde la perspectiva de la historia del juguete, Irma Salazar Montenegro, directora de la Corporación Juego y Niñez, afirmó que el ser humano ha jugado siempre, “haciendo que el juego y el juguete, sean por siglos la representación del ser humano, de lo que somos culturalmente, socialmente y como evolución… El juguete es un texto sobre el cual el hombre escribe su propia vida, permea la cultura, la trasgrede y la trasciende”.

 

Otro de los temas propuestos en el encuentro, fue el turismo rural y/o comunitario, en el que se lograron encaminar reflexiones sobre los desafíos de las nuevas generaciones y profesionales de diversas disciplinas, para orientar a los emprendedores en la composición de procesos sociales y sostenibles, a la par de generar prácticas ambientales, que no alteren las formas de vida de los campesinos y los entornos rurales.

 

 

“El turista debe ser socialmente responsable e interesado en conocer los ambientes… Además, debe estar presente la parte gubernamental y comunitaria para inducir y preservar el patrimonio cultural”, así lo reconocieron Ricardo Slavutsky, vicerrector de la Universidad Nacional de Jujuy y Guillermo González, licenciado en Geografía de México.

 

Por su parte el docente del programa de Administración Turísticas y Hoteleras de la Sede UVD, Jorge Mora, agregó que, las comunidades están en la tarea de ofertar servicios turísticos que logren mantener “la dignidad de los pueblos originarios, sus tradiciones, ritos, al igual que la apropiación del territorio, el sentido de pertenencia, las formas amigables con la naturaleza y el fortalecimiento del tejido social".   

 

Los contenidos finales abordados en el marco del encuentro académico, giraron en torno al papel de las imágenes (íconos, fotografías pinturas, música, artesanías, escultura) como identidad de los países latinoamericanos, las artes para fines terapéuticos utilizando procesos de memoria en personas con discapacidad y diversidad cultural, los procesos migratorios que sufren los pueblos, que generan formas de resistencia y movimientos políticos - sociales en la búsqueda de valorar la gestión del desarrollo nacional, entre otros.  

 

Se trata, según Óscar Useche, director de director de Innovapaz-, de generar constantemente diálogos para no olvidar y valorar lo propio. “Si perdemos el rumbo, si no olvidamos las diferencias, y demás no buscamos nuevos puntos de cultura, de confluencia, seguiremos presos de unas lógicas capitalistas que capturan los bienes patrimoniales y comunes… Estaríamos abocados a que, no solo ‘regateemos’ por nuestras artesanías, por lo nuestro, sino que los valores que construye nuestra gente, queden reducidos y perdidos en la nada”.      

 

La invitación es a seguir pensando en “quiénes somos, cuál es nuestra identidad, cómo ha sido nuestra historia y qué podemos hacer al respecto, qué hacemos como profesionales y cuál es el legado que estamos dejando a la nación… A entablar la conversión de la comunicación, las artes, lo visual, el turismo, las ciencias naturales, y las diferentes culturas, para amplificar el conocimiento, reactivar y soportar la memoria, y así evitar olvidar lo histórico de los pueblos, sus paisajes y lo ambiental", puntualizó César Goyes de la Universidad Nacional de Colombia.

 

 

Primer Encuentro Internacional de Patrimonio Cultural

 

 


Noticias

— 30 Elementos por página.
Mostrando el intervalo 1 - 30 de 114 resultados.