Educación

Atrás

Disminuyendo los índices de deserción

Pese a que la deserción universitaria es un tema complejo, el área de Consejería se encarga de enrutar y direccionar los casos específicos, en función de que el proceso formativo del estudiante no se vea afectado.

En muchas ocasiones las dificultades de la comunidad, van desde lo económico, hasta problemas personales o familiares que afectan su continuidad en el programa; es por ello que el área de Consejería lidera procesos en alertas tempranas, pues el rendimiento académico es un factor importante para analizar el caso del estudiante y a la vez determina si es necesario el apoyo del área de psicología.


Conocer todos los casos y tratarlos, es muy importante, pues ello determina evitar una disminución progresiva de estudiantes del programa de comunicación social. 


Para contrarrestar esa problemática, también se generan todo tipo dinámicas que buscan que los espacios de aprendizaje sean más cómodos para el estudiante, de modo que encuentre en la universidad no solo un espacio de formación académica y profesional, sino un ambiente que sea favorable de un modo permanente. 


Otro aspecto que es muy importante es la generación de charlas que son permanentes durante el semestre, estas se cumplen en función de que el estudiante conozca las experiencias de muchos profesionales con el fin de conocer sus experiencias, sus aciertos y sus fallas.

De este modo se genera en el estudiante una apuesta a futuro. En las charlas se tratan temas de comunicación general, los nuevos retos para ejercer la labor actualmente, el problema del género femenino dentro del gremio de la comunicación, entre otros.


Todos estos espacios llenan de un modo indirecto los vacíos del estudiante en temas que, si bien son tratados durante su recorrido académico, obtienen una relevancia mayor cuando son expuestos desde la praxeología.