Atrás

¿Cómo las instituciones pueden adecuarse al modelo de alternancia en cada región?

Por: Dra. María Isabel Peña Garzón

En el marco de la contingencia ocasionada por el COVID-19, el Gobierno Nacional, en acuerdo con las comunidades educativas del orden nacional, ha propuesto a partir del mes de agosto la aplicación del modelo de alternancia académica.

La implementación de esta estrategia demanda el diseño riguroso de protocolos de bioseguridad y un constante acompañamiento de personal especializado en temas de salud para poder cumplir con los requerimientos necesarios para su ejecución.

Adicionalmente, pese a tratarse de una directriz presidencial, es indispensable reconocer las condiciones de evolución de la pandemia en términos del aumento o la disminución de los contagios, para determinar la viabilidad y pertinencia, del modelo de alternancia propuesto, en cada una de las regiones del país.

En este orden de ideas, una vez definidos y radicados los protocolos de bioseguridad, la sede ha gestionado y obtenido los permisos de las autoridades locales para iniciar un proceso de apertura progresiva de sus sedes.

Estamos comprometidos con el fortalecimiento de los procesos administrativos y académicos, para seguir acompañando a quienes han creído en nuestra propuesta de formación en educación superior y le han apostado a la consolidación de su proyecto de vida aún en las condiciones actuales.

En este sentido, más allá de las condiciones sanitarias que se deben cumplir, es importante reconocer este modelo como una iniciativa que busca, esencialmente, fortalecer los procesos de enseñanza y aprendizaje de modo que al alternar la presencialidad (con el retorno intermitente a las aulas) y la virtualidad (con el trabajo desde casa) se garantice el cumplimiento de los objetivos educativos y la cualificación profesional de los estudiantes.

En medio de esta coyuntura, tomar la decisión de iniciar o continuar procesos de formación en educación superior es un hecho totalmente plausible.

La incertidumbre en los ámbitos sociales y económicos, que atraviesa el país y el mundo son complejas, pero también ha hecho que nos reinventemos y nos ha dado la oportunidad de replantear los mecanismos y estrategias para llegar a nuestros estudiantes y no ser inferiores al compromiso que ellos han asumido con su formación y aprendizaje.

En la Vicerrectoría Regional Tolima y Magdalena Medio, de la Corporación Universitaria Minuto de Dios, atendemos y acogemos las disposiciones ministeriales y gubernamentales y entendemos el reto que enfrentamos como institución de Educación Superior.

En consecuencia, al iniciar el segundo semestre académico, nos encontramos listos para garantizar el desarrollo de los procesos académicos en la metodología distancia (con mediación 100% virtual) y hemos proyectado de manera presencial las prácticas y laboratorios que consideramos esenciales para los estudiantes de algunos de los programas profesionales y técnicos y que se desarrollarán es espacios de laboratorio y aulas especiales de nuestras tres sedes en Ibagué.

Como lo he indicado, este compromiso académico, con los casi 8000 estudiantes, de nuestra Vicerrectoría, nos ha demandado no sólo una preparación rigurosa en términos de infraestructura y adecuaciones para garantizar las normas de bioseguridad y preservar el distanciamiento social sino también la preparación de nuestros recursos educativos, herramientas virtuales y, por supuesto, la formación de un sólido equipo de docentes para el establecimiento de las mejores prácticas de enseñanza mediadas por las tecnologías de la información y la comunicación.

Esta es una oportunidad única para validar nuevas formas de acompañamiento y evidenciar el engranaje académico y administrativo que hemos logrado para atender las expectativas de la comunidad universitaria.

Es una etapa en la queremos dar a conocer las bondades y ejercicios que adelanta UNIMINUTO y que, además de lo mencionado, se evidencian a través de diversas campañas para incentivar la permanencia de nuestros estudiantes por medio de acciones como el equipamiento digital, dotación de elementos de conectividad y ayudas socioeconómicas, que son divulgadas constantemente por los canales institucionales de comunicación.

Somos conscientes de los retos y trabajamos arduamente para seguir dando a nuestra región una “Educación de calidad al alcance de todos”.


Educación