Atrás

El sedentarismo, la cara oculta de las enfermedades

La vida saludable sin duda busca el equilibrio. El cuerpo necesita buena alimentación y movimiento para mantenerse estable, por ello el sedentarismo es una actitud silenciosa que poco a poco puede llevar a complicaciones de la salud con resultados poco favorables. El sedentarismo se define como la falta de actividades que requieren esfuerzo o mayor movimiento, también es visto como la inactividad física que el individuo tiene en los ratos de ocio que lo llevan a cargar con una vida de enfermedades cardiovasculares, mentales, de obesidad, cáncer, diabetes, colesterol alto, entre otros.

Se dice entonces que es uno de los principales causantes de muerte prematura, con la diferencia de que se puede prevenir si así se desea, todo a través de un cambio de estilo de vida basado en una buena alimentación, una rutina de ejercicio activa, que puede incluir actividades como yoga, pilates o baile, que ayudan a liberar las malas energías y permiten la activación sanguínea para realizar con mayor motivación cualquier actividad.

El sedentarismo se ha convertido en una problemática de salud pública mundial debido a las comodidades que tienen las personas para realizar sus actividades domésticas y laborales, que implican cada vez menos esfuerzo físico. Por lo tanto, los países desarrollados encabezan los escalafones de las más altas tasas de personas con morbilidad por sedentarismo: mucha comida, poco movimiento. Según la Organización Mundial de la Salud – OMS – “Se considera que una persona es sedentaria cuando su gasto semanal en actividad física no supera las 2000 calorías. También lo es aquella que sólo efectúa una actividad semanal de forma no repetitiva por lo cual las estructuras y funciones de nuestro organismo no se ejercitan y estimulan al menos cada dos días, como requieren”.

La OMS también aclara que “el sedentarismo es la falta de actividad física regular, definida como: “menos de 30 minutos diarios de ejercicio regular y menos de 3 días a la semana”. (…) Sin embargo, la inactividad física no es simplemente el resultado del modo de vida elegido por una persona: la falta de acceso a espacios abiertos seguros, a instalaciones deportivas y a terrenos de juegos escolares; así como los escasos conocimientos sobre los beneficios de la actividad física y la insuficiencia de presupuestos para promover la actividad física y educar al ciudadano puede hacer difícil, si no imposible, empezar a moverse”.

UNIMINUTO en el marco de la campaña, La U Me Cuida, bajo la iniciativa de Me cuido en Casa invita a la comunidad educativa a iniciar y a mantener la actividad física durante el aislamiento preventivo desde sus hogares, ya que es importante empezar a bajar los altos índices de sedentarismo pues el ejercicio reduce hasta en un 50% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y ayuda a prevenir la hipertensión arterial, contribuye a prevenir la aparición de la osteoporosis, además de aportar al bienestar psicológico, reducir el estrés, la ansiedad, la depresión, los sentimientos de soledad, entre otros beneficios que en términos generales mejoran la calidad de vida de quienes la practican.  

Adicionalmente desde la Seccional Antioquia-Chocó se adelantan pausas activas online con administrativos y docentes, y se generan contenidos para redes sociales de actividad física en casa, retos, y bailes para promover el movimiento en los hogares.

 

Alejandro García Buitrago

Dirección de Comunicaciones

Rectoría Antioquia-Chocó