Atrás

Nuevas tendencias del consumidor

Durante los últimos meses se han venido presentando cambios radicales frente a la forma en la que se vivía. De igual manera, debido al acelerado avance de la tecnología y a la gran cantidad de información que hay disponible, en los últimos años se han generado muchos otros cambios en esa misma velocidad.

Tal vez el impacto de las transformaciones actuales está siendo más relevante por la obligatoriedad y la rapidez con la que debieron ser asumidas, pero lo claro es que año tras año cientos de estudios de firmas de consultoría alrededor del mundo identifican las tendencias y hábitos de consumo que marcarán los cambios más significativos, y con el covid-19 no se ha hecho excepción.

De acuerdo a un artículo publicado en el periódico El Tiempo, “utilizar servicios bancarios desde la casa, pedir un domicilio rápido de comida o de medicamentos, agendar una cita médica a través de internet, realizar compras minoristas en línea y hasta recibir educación virtual. Esas prácticas vienen consolidándose de tiempo atrás y cobran más vigencia ahora, cuando el mundo entero está resguardado en sus hogares con el fin de ayudar a contener la expansión de la pandemia del Covid-19.”

Un análisis realizado por la firma de consultoría internacional EY, arrojó las tendencias más significativas respecto al nuevo estilo de vida que se implementará a causa del Covid-19. El nuevo consumidor busca su bienestar y el de los que lo rodean a través de nuevas rutinas y costumbres, empezando por la salud. Usará la tecnología con más intensidad acudiendo a servicios como la telemedicina, el control y vigilancia de indicadores a través de dispositivos electrónicos, el uso de vitaminas, y el ejercicio al aire libre.

Otro aspecto fundamental a reinventar es la alimentación, en la que habrá una alta disminución en la visita a restaurantes, por el contrario, las personas tendrán que usar su creatividad en una inclinación por la alimentación sana, las comidas frescas, y el apoyo a los mercados locales.

Ya no se no buscará vivir cerca del trabajo y mucho menos comprar vehículos, a partir de esta situación el teletrabajo tomará mayor fuerza y aumentará la estadía en los hogares. También se presentará un aumento en los contratos de trabajo temporales y disminución en los indefinidos. Los pasatiempos como los viajes de vacaciones fuera del país, los cines y el entretenimiento fuera de casa tienden a disminuir y a ser reemplazados por las reuniones familiares y el video streaming TV.

Obviamente la tecnología y la conexión a internet marcan la parada, durante este tiempo de confinamiento, han sido vitales para poder llevar a cabo conferencias, educación en línea, información en tiempo real, interacción con los demás, entre otros. Debido a la recesión y la afectación de la economía, en el tema de las finanzas prevalecerá el ahorro, las subscripciones, los pagos sin contacto, y el apoyo a las comunidades más necesitadas.

Lo único permanente es el cambio, estas nuevas tendencias se están instaurando en la actualidad y probablemente tomen más fuerza con el tiempo, sin embargo, no se conoce aún el futuro para predecir por cuánto tiempo estarán vigentes.

 

Foto tomada de Freepik.com

Maria Camila Gallego Parra

Dirección de Comunicaciones

Rectoría Antioquia-Chocó

 


Contenido relacionado