Atrás

Crisis económicas en la historia de la humanidad

Durante los cientos de años de los que se tiene registro de los acontecimientos más importantes en la historia de la humanidad, varias crisis económicas han marcado la historia de algunos países, repercutiendo en la economía del mundo. Debido al sistema económico capitalista que se maneja en la mayoría de los estados, más las características de la globalización, el comportamiento de la economía de los países es cada vez más interdependiente entre unos y otros. 

En un artículo publicado por el diario Portafolio, se enumeran varias de estas crisis, algunas de las más importantes han sido:

1. La gran depresión en 1929: comenzó en Estados Unidos cuando 10.000 millones de dólares desaparecieron. En los años previos al martes negro, el Dow Jones hizo millonarios a miles de personas. La Bolsa se convirtió en un hobby para muchos inversores ignorantes que no sabían nada sobre cómo funcionaba el mercado de valores, pero que aun así estaban dispuestos a volcar todo su dinero en acciones de empresas (muchas fraudulentas) de las que no sabían nada. Esta crisis se extendió a varios países de Europa y sus repercusiones tuvieron efecto por cerca de una década.

2. Crisis económica en 2008: un deterioro que se empezó a advertir en los principales indicadores macroeconómicos, la explosión de las burbujas inmobiliarias en países como España y Estados Unidos, llevó al cierre de bancos y a un aumento del desempleo masivo.

3. La crisis argentina en 1999- el cacerolazo y corralito-: La dictadura, la guerra de las Malvinas, el colapso económico y una masiva inflación. Su deuda creció a lo largo de la década de los 90, unido a la gran corrupción, Argentina entró en una gran recesión en el año 1999. Los inversores perdieron la confianza en las empresas de este país, lo cual llevó al gobierno a congelar las cuentas bancarias durante un año, permitiendo sacar dinero de ellas en escasas ocasiones.

4. El lunes negro en Estados Unidos 1987: ¿cómo pudieron desaparecer 500.000 millones de dólares de la Bolsa de Nueva York? Muchos años después, no hay aún una respuesta clara. A finales de octubre de 1987, la Bolsa australiana cayó un 41,8 por ciento, la de Canadá se hundió un 22,5 por ciento, la de Reino Unido un 26,4 por ciento y la de Hong Kong cayó un 45,8 por ciento.  Una conocida teoría atribuye el desplome a la contratación programada inmediata y a la creciente influencia de los ordenadores en Wall Street.

5. La burbuja de las puntocom y los ataques terroristas machacan los mercados financieros en 2001: en los albores del siglo XXI el nuevo invento objeto de deseo era Internet. Empresas recién creadas como Terra valían en bolsa mucho más que otras con gran recorrido. Los inversores siguieron comprando animados. Un año después la prestigiosa NBC anunció el cierre de su página web. Era el comienzo de fin: detrás de muchas puntocom sólo había aire. La caída de las bolsas, en esta ocasión parecía escalonada hasta el 11 de septiembre.

 

La situación actual no ha sido la excepción, el cierre de aeropuertos, comercios y fronteras, ha tenido un fuerte impacto económico y ningún país se salva. Adicionalmente los gobiernos locales y nacionales han tenido que implementar planes de subsidios con apoyos a familias y empresas que, a causa del confinamiento tuvieron que parar su actividad económica.

En el informe de previsiones del Fondo Monetario internacional, publicado en junio del 2020, esta entidad prevé que la economía global se contraerá en un 4,9%, lo que en abril se había calculado en 1,9 puntos menos. De esta manera el impacto de la pandemia ha sido más significativo de lo que se esperaba, y de igual forma la recuperación será gradual. El FMI estima que en el 2021 la economía global crecerá un 5,4%. El diario el País de España señala que “el impacto adverso es particularmente agudo en los hogares con ingresos más bajos, advierten los economistas del Fondo, lo que pone en peligro el progreso significativo realizado en la reducción de la pobreza en el mundo desde los años 90”.

No obstante, al no haber encontrado aún una vacuna, el virus seguirá esparciéndose alrededor del mundo, lo que deja a los economistas con un panorama muy incierto que puede cambiar constantemente, dejando de lado cálculos potenciales del comportamiento de los mercados.

 

Foto tomada de Freepik.com

 

Maria Camila Gallego Parra

Dirección de Comunicaciones

Rectoría Antioquia-Chocó


Contenido relacionado