Saltar al contenido
Pastoral

Destacados

Atrás

Mindfulness, una herramienta portentosa

Prestar atención de manera consiente a la experiencia del momento presente con interés

En este mundo cambiante influenciado por la tecnología, la información, la innovación y la competitividad,  en el que surgen nuevos conceptos y conocimientos que conllevan a reflexionar  sobre la importancia del ser humano y el desarrollo de sus ámbitos personales, sociales, laborales,  académicos y de salud; además coincidiendo en una comprensión sobre la influencia de estos factores en su desarrollo pleno; se hace necesario equilibrar la esencia de sus propias competencias para alcanzar la motivación, la autorregulación y la conciencia frente a competencias interpersonales relacionadas con la empatía y la interacción social.

Teniendo en cuenta lo anterior, es pertinente resumir que dicho equilibrio está relacionado con el concepto de inteligencia emocional, entendida como la habilidad de crear y reconocer sus propias emociones y las de los demás.  Uno de los principios que permiten desarrollar plenamente la inteligencia emocional es la capacidad de vivir el presente con las particularidades de cada realidad, sin que los factores del entorno, endógeno y exógeno, afecten lo cotidiano. Se trata de una inteligencia que permite a la persona desligar su pasado y el futuro, dejando a un lado los afanes y el estrés por la incertidumbre de los tiempos.

Con base en ello, toma relevancia el término Mindfulness. Definido como la calidad o el estado de ser consciente o consciente de algo. Un estado mental logrado al enfocar la conciencia de uno en el momento presente, al tiempo que reconoce y acepta con calma los sentimientos, pensamientos y sensaciones corporales, utilizado como técnica terapéutica. Dicha práctica tiene dos funciones complementarias: la primera informar que es lo que está sucediendo en el campo perceptual, es decir lo que está presente en la mente de la persona en el momento actual; y la segunda, comunicar qué es lo que debe estar vigente en la mente de acuerdo al contexto de la situación del hoy. 

La distracción toma lugar en diferentes situaciones como por ejemplo una cita médica, una asesoría con estudiantes, una reunión de profesores. Ello resulta interesante, si se entiende que el sentido del Mindfulness es precisamente el abordaje de este tipo de actividades y la generación de actitudes que llevan al desarrollo de la inteligencia emocional.

Por ello, es posible indicar que esta herramienta puede ser tomada como una invitación a tomar conciencia de los acontecimientos internos y externos que se aprecia en el tiempo presente; con una cualidad de aceptación, apertura y de “no juicio”.  El Mindfulness motiva al autoconocimiento pleno y a tomar control de las propias emociones para poder alcanzar los objetivos, metas y sueños propuestos. Así que es posible, no sólo aplicar el Mindfulness para el beneficio del yo, sino también para la vida laboral, familiar y social de cualquier ser humano.

A partir de estas deducciones, se puede plantear que también se puede mejorar en aspectos como el aumento de la capacidad de concentración, el acceso a un mayor nivel de calma y estabilidad, el aumento de las relaciones interpersonales y el mejoramiento de la productividad. Así mismo, permite tener un estilo de vida saludable, eliminar el estrés, dominar los recuerdos negativos, disfrutar la naturaleza, reconocer el entorno físico y, sobre todo, lograr el amor propio y vivir el día a día sin afanes, sobrellevando inteligentemente los problemas y situaciones negativas, que le permiten proyectar una sanación interior y con su entorno.

Finalmente, como seres humanos con fortalezas y debilidades, conscientes del perfil profesional desde su vocación y experiencia de vida de cada uno, es importante lograr el desarrollo pleno de la inteligencia emocional, no sólo para tener una alta autoestima, sino también para convivir y reconocer las emociones de las demás personas; sin que los perjuicios existenciales, pasados y futuros irrumpan el presente. Para tal fin, en adelante el Mindfulness y los ejercicios de aplicación, serán considerados como una serie de herramientas para lograr los sueños y anhelos, conforme a los objetivos y metas trazados en su proyecto de vida.

 

Referencias:

  • Azcárraga, J. y Galliza, J. (2016). Mindfulness y transformación ecosocial. Revista Interuniversitaria de formación del profesorado, 87(30.3), 123-133.
  • Germer, C.K. (2011). El poder de Mindfulness. Libérate de los pensamientos y las emociones autodestructivas. Barcelona: Paidós.
  • Vasquez-Dextre, E. (2016). Mindfulness: Conceptos generales, psicoterapia y aplicaciones clínicas. Rev. Neuropsiquiatra [online], vol.79, n.1, pp.42-51. ISSN 0034-8597.

Eventos

Actualidad Pastoral

Cultura Espiritual y Misional

¿Cómo construir fraternidad?
El corazón de Jesús es la Eucaristía que está llena de amor por todos

Infografía

Contacto

 

Boletin 

 

 

Atajos