Saltar al contenido
Pastoral

Destacados

Atrás

La pastoral universitaria en el Minuto de Dios

La Pastoral Universitaria en UNIMINUTO, se constituye ante todo en una presencia real de la misión de la Iglesia en el contexto universitario. Como dice la Ex Corde Ecclesiae, es “aquella actividad de la Universidad que ofrece a los miembros de la Comunidad la ocasión de coordinar el estudio académico y las actividades para-académicas con los principios religiosos y morales, integrando de esta manera la vida con la fe”. (Juan Pablo II, No 38).

Dicha pastoral concretiza la presencia del Señor y forma parte integrante de su actividad y de su estructura. Esta dimensión pastoral promueve en un alto sentido, no sólo el carácter católico, sino, la profundización del pensamiento fundacional, cuya intuición se actualiza en cada momento, hablándonos en los diferentes desafíos de la época. Frente a ello, la comunidad universitaria es consciente de esta dimensión, y de modo sensible ayuda a hacer posible dicha integración cada vez más en las actividades de la Institución.  

UNIMINNUTO, ante esta dimensión, no es ajena. Ha respondido durante veintisiete años en hacer presente el mensaje cristiano, primero, como un área de espiritualidad; segundo, como una oficina de pastoral; luego, como un centro de pastoral, y posteriormente como un centro de pastoral y misiones. Hoy UNIMINUTO cuenta con una Vicerrectoría General de Pastoral, cuyo propósito es encarnar la fe en las actividades diarias y cuidar la identidad de la Institución, mediante la difusión y formación en los valores y principios institucionales.  

Para UNIMINUTO, las características propias de la pastoral expresan una conciencia de responder al llamado que el Consejo de Fundadores y los estatutos institucionales nos exigen: “consolidar la identidad institucional y garantizar la integración entre los procesos evangelizadores y la cultura y vida universitaria”. Frente a este llamado, es bueno que se haga un ejercicio de reflexión que permita pedagógicamente entender una pastoral en un ámbito educativo como UNIMINUTO:

 

1. La pastoral de UNIMINUTO tiene un gran reto misional y misionero. Misional porque responde a la especificidad de un quehacer; el propósito de UNIMINUTO de profundizar en la intuición fundacional, actualizarla en cada época y en cada realidad de Colombia. Misionero, porque la pastoral es la práctica de cuidado de la Iglesia. Es la salida permanente para dar a conocer el misterio de la salvación. 

2. Los estatutos de UNIMINUTO rezan así: “el criterio fundamental que rige la docencia, la investigación y la extensión, es Jesucristo”. Es decir, UNIMINUTO tiene como opción preferencial un modelo de ser humano llamado Jesucristo, sin embargo, ella respeta los credos y creencias expresados en la comunidad universitaria y dialoga con ellos bajo el respeto a la diferencia. 

3. La pastoral debe tener conciencia formativa. Sus procesos deben formar en la vida cristiana y en los valores y principios de la Institución. Formación en palabras Gadamerianas, es infundir una imagen, cuya imagen no es distinta a lo que nos menciona la Gravissimun Eduactiones: Jesucristo como hombre perfecto. Esta formación requiere de un proceso. Es por ello que la pastoral debe reflexionar en las metodologías que acompañen el desarrollo humano de los miembros de la comunidad.  

4. La pastoral debe integrarse a otros procesos. Ella debe ser un modelo ejemplar de trabajo colaborativo y en equipo. Proponer proyectos, actividades, en donde se garantice la formación integral propuesta en el modelo educativo de UNIMINUTO. Es por ello por lo que, la metodología de liderazgo compartido nace en el corazón del liderazgo de los directores y agentes de pastoral. Son ellos quienes deben ganarse espacios y confianza de los directivos, administrativos, profesores, estudiantes y graduados.  

5. La pastoral, sin perder su carácter experiencial y evangelizador, debe ser medible. Ella debe responder al contexto de educación superior. La medición no debe generar una incertidumbre y miedo, al contrario, es la posibilidad para una reflexión permanente de las acciones pastorales.  

6. Este punto anterior, nos exige levantar nuestra práctica pastoral. Después de veintisiete años, el área de pastoral tiene una deuda con UNIMINUTO: la de generar nuevos conocimientos, para gestionarlo, empaquetarlo y distribuirlo. Solo así se evidenciarán con el tiempo las buenas prácticas que se tienen para replicar y construir relacionamiento interinstitucional.

7. La pastoral, cada vez más, debe visualizarse. Por tanto, las estrategias de comunicaciones deben acompañar los procesos pastorales; ser conscientes de que a través de los medios comunicación se puede llegar a más usuarios: redes sociales, micrositios web, etc.  

8. Parte de esta visualización es el relacionamiento interinstitucional e inter-rectorías y vicerrectorías. Esta relación debe establecerse mediante el intercambio de conocimiento. Esto ayuda abrir nuevos espectros de comprensión, y a mirar otras prácticas que posibiliten un enriquecimiento de las acciones pastorales.

9. La pastoral no puede ser improvisada; debe ser sistemáticamente planeada. Ello obliga a ser disciplinados y a visualizar las estrategias con resultados.

10. Y por último, y lo más importante, la pastoral debe dejarse guiar por el Espíritu Santo. Él posibilita la realidad de Dios presente en cada una de las actividades. Es por ello por lo que la pastoral recibe del Minuto de Dios su espiritualidad carismática, que es constantemente revonadora, un pentecostés que aviva los corazones de la comunidad universitaria. Nos recuerda que estamos inmersos en dos grandes escuelas de santidad: la Congregación de Jesús y María, fundada por san Juan Eudes, y el Minuto de Dios, fundado por el padre Rafael García Herreros.

 

Abramos nuestros corazones a vivir una pastoral distinta, en salida, que responda a las necesidades, retos y desafíos de la cultura universitaria. Que sea Jesucristo y su santísima Madre, quienes nos acompañen siempre.

 

Jaime José Salcedo Díaz, cjm

 


Eventos

Actualidad Pastoral

Cultura Espiritual y Misional

Semana P. Rafael García Herreros
¿Cómo puedo yo alcanzar el éxito?

Infografía

Contacto

 

 

 

Atajos