Saltar al contenido
Pastoral

Destacados

Eventos

Actualidad Pastoral

Atrás

El ejercicio del voluntariado como acción misionera.

 

La pastoral universitaria sin duda puede constituirse como un lugar de enunciación para el ejercicio de la misión de la Iglesia: Evangelizar[1]. Comprender que la tarea de evangelización desde un ámbito universitario significa poner en diálogo el anuncio de una buena noticia en medio de la ciencia y la cultura es prioridad en nuestras áreas de Pastoral. De esta toma de consciencia surgen métodos emergentes para un efectivo diálogo entre la fe y la cultura: la acción voluntaria comprendida como un espacio de misión y de responsabilidad social.

De manera especial hemos descubierto en la práctica de la acción voluntaria que es mucho más factible que un joven no creyente participe en nuestras actividades si esta tiene un componente social y de carácter voluntariado. Parece y valdría la pena que sea un objeto de investigación que cuando se les compromete en orden a una transformación social en comunidades tienen un afecto más evidente a participar de actividades pastorales. El caso del Voluntariado La Luz en el Centro Regional Barranquilla es muestra de ello.

El voluntariado Pastoral en el barrio La Luz no es más que la invitación a la comunidad universitaria de UNIMINUTO a ejercer la caridad y a aportar en el cumplimiento de la misión de la institución. A través de la transformación social y de la formación desde las competencias básicas de los programas académicos poder brindar a la comunidad de la Parroquia Nuestra Señora de la Luz una oportunidad para la misión concretamente.

La jurisdicción de la Parroquia Nuestra Señora de la Luz se constituye un lugar para el ejercicio voluntario, dado que se encuentra ubicado en el barrio La Luz de Barranquilla al suroriente de la ciudad.  La parroquia ubicada en la periferia barranquillera atiende a una población específica con condiciones como la mala distribución de la riqueza, los bajos ingresos económicos, el difícil acceso a la educación, la migración venezolana, los altos índices de criminalidad, violencia y microtráfico, la informalidad laboral, entre otros. De este modo el ejercicio voluntario se constituye en primera instancia como un voluntariado pastoral, que pueda ser extensión de la labor parroquial con el liderazgo de UNIMINUTO para lograr una transformación social en el sector. El voluntariado se centra en ser una manera concreta de optar por los más necesitados.

La opción preferencial de los universitarios por los pobres, como parte fundamental del compromiso social, exige concretamente no desligar nunca Universidad y sociedad, de tal modo que la labor de transformación de la Universidad se haga en función del conjunto de la sociedad y especialmente de los más pobres. La ciencia y la técnica nunca son neutras y, por ello, cada universitario debería preguntarse en favor de quién y de qué estudia y ejerce su carrera. Los estudios pueden dirigirse, por ejemplo, a colaborar en la guerra nuclear o bien en el desarrollo social. Existen unas dimensiones éticas de las diversas carreras universitarias que no deben soslayarse. El bagaje cultural, especialmente la ciencia y la técnica, podrán ayudar a descubrir las causas de la pobreza y las formas de combatirla. La opción preferencial por los pobres exigirá que se luche por la capacitación de todos, no sólo de unos privilegiados[2]. Es de esta forma como entendemos que el voluntariado puede constituirse un espacio de misión evangelizadora.

 

[1] Evangelii Nuntiandi, Pablo VI N. 14

[2] Conferencia Episcopal Española, Orientaciones de Pastoral universitaria en el ámbito de la Pastoral de la cultura.

 

Jair Olascoaga

Profesional de Pastoral


Cultura Espiritual y Misional

Tres pasos que nos ayudan a continuar la vida de Jesús
¿Qué hacer para ser recto?

Infografía

 

 

 

Atajos