Saltar al contenido
Pastoral

Destacados

Eventos

Actualidad Pastoral

Atrás

¿Cómo se vivió el tercer retiro de Metanoía?

El pasado fin de semana, estudiantes de diferentes programas realizaron el último retiro del año de METANOIA, en Anapoima. Este espacio se les brinda a los universitarios con el fin de aportar al crecimiento espiritual y personal a partir de diferentes actividades lúdicas.

El retiro inició con una actividad de reconocimiento, que iba dando apertura al desarrollo temático, seguido a ello, se reflexionó sobre aquello que los motiva a vivir, y de allí se hizo un recuento sobre la historia de vida de cada uno, temática que fue propicia para hablar sobre el perdón y el reconocimiento de cada episodio de su vida como significativo para la construcción de su presente.

Finalmente, hubo espacios de profunda reflexión con los demás participantes, al reconocer virtudes y valores de las personas con las que se había participado en el transcurso del retiro, actividad que promovió el amor propio y el encuentro con el otro.

Compartimos la experiencia de Gustavo Adolfo Montes Arias, estudiante de Comunicación Social y periodismo, que participó en esta versión de Metanoia.

METANOIA, CAMBIO Y ENCUENTRO CON MI SER INTERIOR

Haber tenido la oportunidad de participar del retiro espiritual “Metanoia” de Pastoral Universitaria de la Corporación Universitaria Minuto de Dios, fue algo que marcó un cambio total de visión y percepción personal sobre la vida. Sin duda alguna, cuando los estudiantes nos enteramos de que la Pastoral Universitaria de la sede principal de UNIMINUTO realizaría un retiro espiritual los días 4, 5 y 6 de octubre del presente año en el municipio de Anapoima (Cundinamarca), la mayoría pensamos que sería chévere, sobre todo por el hecho de ir a un “paseo” y nos equivocamos, no fue solo chévere y agradable, fue una experiencia que, a manera personal, me marcó la vida y me hizo volver a Bogotá con una mentalidad renovada hacia lo que quiero ser y hacer desde la búsqueda de las constantes en mi historia de vida. Metanoia fue una oportunidad maravillosa en la que me pude encontrar con el ‘yo’ interior, pude retomar el cordón umbilical que me ata a mis ancestros, a la esencia de mi existencia. Antes de ir al retiro sentí que mi vida iba bien, era un joven común: diecisiete años, procedente de la provincia del país, pero asistiendo religiosamente a una universidad en la capital gracias al apoyo de mis padres, todo en aras de alcanzar un título profesional que me permita trabajar y brindarle integridad y vida buena a mi familia y a mí. Luego de participar de esta experiencia, quedé totalmente renovado y la visión de mi vida diaria se transformó. Metanoia fue un espacio deliberación donde pude darle luz a mi corazón al desatarme de rencores por cosas del pasado que no valía la pena recordar, tuve la oportunidad de perdonar a quienes me han causado dolor en algún momento de mi vida, me perdoné a mí mismo por mi manera de actuar incorrecta en tantas ocasiones. Esta oportunidad que Dios y la vida me regalaron quedará grabada en mi mente y mi corazón, ahora soy un joven diferente, que sigue asistiendo a la misma universidad, pero con una visión de vida distinta, que sigue haciendo las mismas cosas de su vida cotidiana, pero con una motivación diferente: ser feliz y darse una oportunidad, un tiempo y un espacio para quererse a sí mismo y ver el mundo que se abre ante la vista con todo lo que tiene para ofrecer. No alcanzan las palabras para expresar todo lo que Metanoia me dejó en el corazón, en la vida. Mi fuerte no es la comunicación oral, pero a través de lo que escribo quiero transmitir el sentimiento de agradecimiento tan enorme que me embarga por haber tenido esta oportunidad y mi intensión de seguir adelante ayudando en todo lo que pueda servir voluntariamente a Pastoral.


Cultura Espiritual y Misional

El Minuto de Dios una gran obra humana y social
La importancia del bautismo

Infografía

Contacto

 

 

 

Atajos