Destacados

Novedades

Atrás

El llamado la paz y el anuncio

“Celebrar la Pascua, es volver a creer que Dios irrumpe y no deja de irrumpir en nuestras historias desafiando nuestros «conformantes» y paralizadores determinismos. Celebrar la Pascua es dejar que Jesús venza esa pusilánime actitud que tantas veces nos rodea e intenta sepultar todo tipo de esperanza.”.Papa Francisco

Nuestra misión

Es necesario ser más dóciles a los llamamientos del Señor. Es necesario que todos tomemos conciencia de que todos tenemos personalmente una grave misión que cumplir; es necesario que todos tengamos conciencia de nuestra misión por cumplir.

Una vocación personal y colectiva. Tenemos vocación a ser hijos de Dios. Ser hijos de Dios es nuestra finalidad en el mundo; hijos fervorosos y fieles. La gran verdad cristiana es la fidelidad a Dios Padre y a Cristo, en la Iglesia.

Nuestra fidelidad a Dios debe informarlo todo. Debemos hacernos presentes en el mundo, como cristianos. Tenemos un compromiso indeclinable de hacer penetrar todo de Dios, a través de Cristo. Todos debemos colaborar en la construcción de la nueva ciudad, que se llama el Reino de Dios.

García-Herreros, R. (2012). Quiero ser cristiano, D.C., Colombia. Editorial Corporación Centro Carismático Minuto de Dios.

Él que resucitó

 

La resurrección es la clave del cristianismo


Prueba