Virtudes Cristianas: La humildad - P. Rafael García Herreros

Quiero invitarlos a ustedes, simplemente, a orar. Acompáñenme en esta humilde oración que hago en nombre de todos ustedes.

Oh Dios adorable, desde la lejana Tierra, que venga silenciosa con todo el Sistema Solar, en el inmenso espacio cósmico; desde aquí, desde esta lejanía, yo te adoro y me rindo totalmente a ti. Yo te reconozco como el Creador inmenso y misterioso. Me siento pequeño, efímero. Sin embargo, también me siento inmortal por el destino que me trazaste. Te doy gracias, oh Dios, porque me creaste.

Siervo de Dios, padre Rafael García- Herreros  (La Palabra de Dios, Pág. 217)

Un minuto con el fundador

"Ser empleado del Minuto de Dios es un compromiso íntimo, de honradez, de eficacia, de desinterés.
 

Ser empleado del Minuto de Dios es una vocación, no se está trabajando para ninguna empresa lucrativa, no se está trabajando para enriquecer a un hombre. Se está trabajando para equilibrar una sociedad, para hacerla más justa y más cristiana.
 

Ser empleado del Minuto de Dios es estimulante, es gozoso, porque se tiene una finalidad clara y bella en la vida, porque nuestro trabajo, en cualquiera de las dependencias se proyecta hacia mejorar el mundo, hacia el servicio al hombre.
 

No estamos trabajando simplemente por el jornal, estamos trabajando por el hombre, para mejorarlo, para ayudarlo".
 

P. Rafael  García-Herreros, cjm
"El Segundo", No. 2. Bogotá, noviembre 6 de 1974

Esta sección del Campus de Colaboradores busca lograr que los colaboradores de UNIMINUTO manifiesten mayor identidad con la Institución, a través del conocimiento y amor provocado hacia la misma a partir de la enseñanza que deja la espiritualidad García-Herreriana.  Por lo tanto, aquí publicaremos permanentemente contenidos que nos recuerden esta identidad.