Un minuto con el fundador

UNA UNIVERSIDAD CRISTIANA


La Universidad Minuto de Dios será una bellísima universidad que cubrirá las necesidades del noroccidente de Bogotá. Queremos hacer una universidad cristiana... Esta universidad recalcará especialmente lo social. Vamos a formar ingenieros sociales que sean capaces de empeñarse en el desarrollo de los pueblos de Colombia. Allí se formarán los pedagogos que orientarán la nueva población de Colombia... Nuestra universidad va aportar algo muy importante hacia la nueva Colombia.

Los padres de familia tendrán satisfacción de que les ofrecemos una universidad cristiana, donde sus muchachos no se corrompen y donde darán el máximo de entrega a la ciencia y al bien del país.

Rafael García-Herreros,
Constructores de la nueva Colombia, pp.429-430

 

Esta sección del Campus de Colaboradores busca lograr que los colaboradores de UNIMINUTO manifiesten mayor identidad con la Institución, a través del conocimiento y amor provocado hacia la misma a partir de la enseñanza que deja la espiritualidad García-Herreriana.  Por lo tanto, aquí publicaremos permanentemente contenidos que nos recuerden esta identidad.

Atrás

Paz y reconciliación: La obligación de los cristianos

Dios nos puso para cuidar su creación. Para mejorarla y para usarla. Nuestra misión es adorar, amar y servir. Estamos todos obligados a embellecer a Colombia, a engrandecerla. Estamos todos los cristianos de Colombia en una obligación urgente de colaborar, de algún modo, para restaurar a Colombia.

Colombia está dando una nota falsa en el mundo y en la cristiandad. Aquí, en Colombia, somos todos cristianos y, sin embargo, diariamente el asesinato horrendo, el crimen mancha nuestra ciudad. Y, sin embargo, no hemos podido organizar un país justo. Mientras subsistan las grandes diferencias sociales, no habrá paz. Mientras haya el abismo de tugurios y grandes residencias, no habrá paz. Debería suscitarse un gran entusiasmo por Colombia.

No salgamos de la vida sin haber hecho el bien, sin haber plantado unas cuantas rosas, sin haber sembrado unos cuantos árboles, sin haber, sin haber hecho el bien a unos cuantos hombres, sin haber dado una cuota de servicio.

García-Herreros, R. (2010). Palabras a Dios, D.C., Colombia. Editorial Corporación Centro Carismático Minuto de Dios.