Atrás

JME, una influencia positiva para los jóvenes

Hace un par de años o tal vez más, hubo un hombre interesado en seguir los pasos de servicio y misericordia de Jesús y, no conforme con eso tenía un especial interés en formar aquellos que podrían tener el mismo sentir.

Su nombre fue Juan Eudes e inspiró no solo a uno, si no a miles de jóvenes que quisieron consagrar su vida al servicio. La propuesta de Dios a través de Jesús los enamoró y trabajaron por aquellos que no tenían claridad en sus vidas, se esforzaron por darle una oportunidad a mujeres que no tenía o no veían otra opción más que vender su cuerpo por necesidad y luego año tras año dedicaron su vida totalmente al servicio de quienes lo necesitaban.

Tras sus pasos, hubo otro hombre que dejó huella en barrios, ciudades y en un país entero por su talante y persistencia, por hacerle ver a los hombres que no hay otro camino si no el del servicio, pues siempre hay algo que dar, porque siempre hay alguien que necesita y lo recogió en una frase simple pero impactante: “Que nadie se quede sin servir”. Rafael García Herreros, un sacerdote ejemplar, misericordioso y dispuesto a dejar un gran legado en el mundo.

Con el paso del tiempo, estos hombres a través de sus obras eudistas han logrado captar la atención de muchas personas, dispuestas a aportar lo mejor de sí, tanto así que es inevitable que los jóvenes se queden con los brazos cruzados.

La Juventud Misionera Eudista (JME) decide encontrarse como compañeros, amigos y hermanos, formándose desde la historia y compartiendo la vida, desde la realidad de lo que son, estos jóvenes no se quedan atrás ante este llamado, escuchan, sienten e innovan para dar respuesta a las necesidades actuales, aquellas que nunca dejarán de estar presentes, pero van de la mano de oportunidades de vida que ellos ven a través de los ojos de Jesús.

Lo maravilloso de estos encuentros, es que la obra no es solo de dar, si no también de recibir, pues Dios actúa en aquellos que están dispuestos a siempre entregar su 100%, y más, por los demás.

Estas son algunas palabras de aquellos jóvenes pertenecientes a la JME y que han visto cómo ha influenciado en su vida:

 

 

 

 

 


Juventud Misionera Eudista