El Bautismo de Cristo - P. Rafael García Herreros

No se nos cuenta cuánto duró el tiempo de la vida oculta  de Cristo. El evangelio sólo nos narra que un día Juan, cuando predicaba penitencia y bautizaba en el Jordán, vio a Jesús que, inesperadamente se acercaba y le pedía el bautismo.

Cuando Jesús fue bautizado, subió del torrente y he aquí que los cielos se abrieron y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma y venía sobre Él. Y no voz de los cielos decía: " Este es mi hijo amado, en el cual tengo mis complacencias" (cf Mc 1, 9-11).

(Siervo de Dios, padre Rafael García- Herreros)

Un minuto con el fundador

"Ser empleado del Minuto de Dios es un compromiso íntimo, de honradez, de eficacia, de desinterés.
 

Ser empleado del Minuto de Dios es una vocación, no se está trabajando para ninguna empresa lucrativa, no se está trabajando para enriquecer a un hombre. Se está trabajando para equilibrar una sociedad, para hacerla más justa y más cristiana.
 

Ser empleado del Minuto de Dios es estimulante, es gozoso, porque se tiene una finalidad clara y bella en la vida, porque nuestro trabajo, en cualquiera de las dependencias se proyecta hacia mejorar el mundo, hacia el servicio al hombre.
 

No estamos trabajando simplemente por el jornal, estamos trabajando por el hombre, para mejorarlo, para ayudarlo".
 

P. Rafael  García-Herreros, cjm
"El Segundo", No. 2. Bogotá, noviembre 6 de 1974

Esta sección del Campus de Colaboradores busca lograr que los colaboradores de UNIMINUTO manifiesten mayor identidad con la Institución, a través del conocimiento y amor provocado hacia la misma a partir de la enseñanza que deja la espiritualidad García-Herreriana.  Por lo tanto, aquí publicaremos permanentemente contenidos que nos recuerden esta identidad.