Atrás

Cultura Espiritual y Misional, una apuesta en positivo para la comunidad

 

 

El último sínodo de la juventud liderado por El papa Francisco le permitió a la Iglesia, brindar unas orientaciones claras, a los jóvenes y a toda la sociedad, que acompaña y orienta el desarrollo actual de este grupo que se encuentra inmerso en circunstancias macro, estas son: la política, la economía el avance tecnológico, la cuarta revolución industrial etc.

De manera clara, el Santo Padre Francisco, exhorta a todos a mirar la juventud en positivo y a brindarles a ellos oportunidades para manifestarse y eso se hace desde una visión más amable de los jóvenes que pueden aportar mucho a la sociedad y dejar de mirar en ello puntos negativos y peligros. “La clarividencia de quien ha sido llamado a ser padre, pastor o guía de los jóvenes consiste en encontrar la pequeña llama que continúa ardiendo, la caña que parece quebrarse (cf. Is 42,3), pero que sin embargo todavía no se rompe. Es la capacidad de encontrar caminos donde otros ven sólo murallas, es la habilidad de reconocer posibilidades donde otros ven solamente peligros” (Papa Francisco. Exhortación apostólica Cristo Vive).

Lo anterior, permite darle mayor relevancia y consistencia a lo planteado por UNIMINUTO, quien desde su plan estratégico de pastoral propone “Promover la dignificación humana, permear el proyecto de vida y asumir al hombre en primera instancia como hijo de Dios y como ciudadano”. La conciencia de que el estudiante de UNIMINUTO está en la sociedad, que a ella pertenece es un aspecto importante puesta que ya habita en ese ámbito. El paso por la institución y el aporte que le se le da desde la Pastoral y desde la academia es sin lugar a dudas ser mejor y aportar a la trasformación de los entornos propios de dónde vienen. Por ello en UNIMINUTO no se crean ciudadanos, ellos ya existen. La institución lo que quiere es aportar elementos diferenciadores y los ha de escuchar. “Los universitarios pueden unirse de manera interdisciplinar para aplicar su saber a la resolución de problemas sociales, y en esta tarea pueden trabajar codo a codo con jóvenes de otras Iglesias o de otras religiones” (Papa Francisco. Exhortación apostólica Cristo Vive)

En este sentido, la Pastoral Universitaria en UNIMINUTO ha identificado que la cultura espiritual y misional nace de la necesidad de formación que exige cada vez más actualizar los elementos que inspiran tanto el proyecto institucional de UNIMINUTO, en cuanto IES, como agregar valor, a través de ellos, al proyecto personal del colaborador y del estudiante. “No podemos separar la formación espiritual de la formación cultural. La Iglesia siempre quiso desarrollar para los jóvenes espacios para la mejor cultura. No debe renunciar a hacerlo porque los jóvenes tienen derecho a ella. Y hoy en día, sobre todo, el derecho a la cultura significa proteger la sabiduría, es decir, un saber humano y que humaniza” (Papa Francisco. Exhortación apostólica Cristo Vive).

En conclusión, la cultura espiritual y misional en UNIMINUTO ha de partir de todo aquello que pueden aportar los jóvenes universitarios y que atiende a sus necesidades ya que su trasegar académico por la institución les ha de aportar elementos que les permitan ser mejores ciudadanos en un contexto de situación concreto y que los llama a ser transformadores de la realidad tal y como se propone desde la Exhortación Cristo Vive.

 

P. Alfonso Manuel Sierra Martes, cjm


Formación