Atrás

“UNIMINUTO existe para autenticar el proyecto Garciaherreriano”.

 

“Queremos ofrecerle al país una universidad donde se formen los nuevos hombres de Colombia. Los que estarán preparados para enrumbar al país por los cauces de honradez, de progreso, de trabajo, que él necesite”.

P. Rafael García Herreros

 

A largo de estos últimos veintisiete años hemos hecho todo nuestro esfuerzo por hacer realidad este sueño del padre Rafael y de toda la Obra Minuto de Dios. En este sentido, se nos evidencia con claridad que UNIMINUTO, siendo una Institución de Educación Superior al alcance de todos y, al mismo tiempo, con mucho espíritu, ha podido ofrecer una formación integral a muchos jóvenes, para que, tomando en sus propias manos su proyecto de vida, vivan con autenticidad el aprender a ser, antes de cualquier otro aprendizaje.

 

Todo lo anterior, fundado en unas apuestas de formación en valores, responsabilidad social, conciencia ciudadana y generosidad en el servicio. Por consiguiente, se configura así el punto focal del modelo educativo de nuestro sistema universitario: formar integral, humana y socialmente a nuestros estudiantes.


Todo esto comprendido en la historia de la vida del padre Rafael García Herreros, eudista, quien, con el alma de un Quijote, concretó sus grandes sueños, humanos y cristianos, en realidades como UNIMINUTO, las cuales han hecho posible que el mundo de lo injusto, de lo insolidario, de la guerra y de la inequidad, se convierta en justo, solidario, pacífico y equitativo.


Con esta breve contextualización, el objetivo de estas pocas palabras en esta editorial de nuestro primer boletín de identidad misional, será ayudar a comprender los elementos que configuran el camino universitario de UNIMINUTO, su misión, teniendo en cuenta los nuevos escenarios, con los cuales le corresponde interactuar.

 

Para toda la comunidad académica de la institución deberán siempre ser claros las categorías que configuran la misión de UNIMINUTO: misión, ética, desarrollo integral, educación, excelencia, servicio, innovación social, emprendimiento, creatividad, necesitados, oportunidad… están íntimamente ligados y tienen el propósito de hacer complexiva la misión del sistema universitario Minuto de Dios.

 

El Minuto de Dios ha buscado a través de sus planes y acciones la igualdad entre los hombres, que a todos se les respete el derecho a la vida, que tengan acceso a la educación, que las familias posean una vivienda digna, que todos puedan trabajar en un empleo retribuido con justicia, que exista beneficio para todos en la atención médica y hospitalaria, que los hombres y mujeres disfruten del descanso, que todos puedan expresar sus creencias religiosas con libertad, que el hombre sea participe en la construcción del mundo y protagonista de su propio desarrollo a través de valores como respeto, tolerancia, bien común, honestidad, transparencia, rectitud humana, responsabilidad y servicio.

 

Desde este contexto misional del Minuto de Dios, se descubre que la visión ética implicada es fundamentalmente humanizadora. No es una ética de discurso, sino de una verdad realizada y concretada en cada uno de los planes y proyectos sociales que encarnan las instituciones que hacen parte de la obra Minuto de Dios. El sistema universitario UNIMINUTO no es ajeno a esta visión ética, ya que ella, a lo largo de sus veintisiete años, ha formado de manera integral, es decir, humanísticamente, a cada uno de los hombres y mujeres que han pasado por sus sedes.


UNIMINUTO existe para autenticar a través de su misión el proyecto Garciaherreriano, que se sintetiza en la realización integral del ser humano. Ya lo decía Ortega y Gasset: la misión de una institución de educación superior no sólo existe para profesionalizar e investigar, o por lo que es lo mismo, para generar conocimiento, sino para “algo más”, que no es residuo, sino un sistema vital de ideas, convicciones, cultura; haciendo posible una formación humana y cultural. El tema crítico sería que UNIMINUTO como sistema Universitario en la implementación de su misión no formara en esta perspectiva humanizadora. La ciencia que genera el sistema universitario UNIMINUTO es una ciencia con visión humanista. 


Es por ello que el impacto o la influencia que puede generar UNIMINUTO en su relación con la realidad es pertinente: porque su modelo educativo está en una constante comunicación con los escenarios en donde el ser humano se desenvuelve. Y, entonces, enseña para la vida.


En este orden de ideas, UNIMINUTO está llamada en su misión a ser una institución de innovación y emprendimiento, ya que ella es parte de un sistema nacional y global, y en este sentido aporta a que nuestro país se construya íntegramente.

 

Este aporte lo hace a través de un compromiso responsable en la búsqueda de soluciones a los problemas que aquejan a la nación colombiana. La innovación y el emprendimiento serán las respuestas concretas para la solución de estos desafíos.

 

Mi invitación es a que todos los que hacemos parte de esta institución nos sintamos interpelados para vivir esta misión. Que encarnemos de manera especial estos principios y valores. Estoy seguro de que si ellos hacen parte de nuestro corazón y mente podremos explicitarlos en las tareas de nuestra cotidianidad, en el servicio que prestamos, y podremos ser testimonios vivos para cada uno de los estudiantes que han confiado en nosotros su proyecto de vida.

 

Dios les bendiga,

 

P.  Harold Castilla Devoz, cjm


Editorial