Sociedad

Atrás

Una mirada desde el trabajo social ante el COVID – 19

 

Para evitar sentimientos y reacciones negativas hacia los afectados por el coronavirus, expertos del Programa de Trabajo Social de UNIMINUTO hacen un llamado a la solidaridad, a la unión, el apoyo y la cooperación para alejar todo perjuicio que pueda despertarse desde el desconocimiento.

 

Dos expertos de UNIMINUTO, María Otilia Pulecio Bazurto, Magister en Salud Mental Comunitaria, Docente del  programa de Trabajo Social del Centro Regional Girardot y Diego Andrés Martínez Quintero, director del programa de Trabajo Social Seccional Antioquia- Chocó, hacen énfasis en el manejo que se debe tener ante un posible caso de estigmatización con personas afectadas por el COVID-19.

La pandemia que ha ocasionado el coronavirus está transformando el mundo conocido; en algunos casos desencadenando algunos brotes de rechazo e incertidumbre. Bajo este contexto, para Diego Martínez, quien además tiene experiencia en salud pública “es natural la protección propia y la del entorno primario, ante cualquier situación que represente peligro, la  reacción natural puede llegar a ser la agresión, el estigma, el prejuicio y los demás sesgos sociales que pueden desencadenar su temor al factor desconocido”.

Es importante que la comunidad académica de UNIMINUTO se solidarice con esta emergencia que puede afectar a cualquier persona. Por lo mismo, María Otilia Pulecio considera que “desde nuestro rol de trabajadores sociales invitamos a la comunidad a reconocer la enfermedad como algo que no es sinónimo de muerte, aspecto que de entrada genera unos altos niveles de estrés a quienes lo padecen y a sus familias, sino que a los profesionales nos compete una adecuación del contexto a través de la puesta en práctica de nuestro rol de educadores e intermediarios entre las problemáticas sociales existentes y los sujetos implicados”.

Este hecho impulsa a la sociedad a adoptar medidas de autocuidado que repercutirán positivamente en aplanar la curva de contagiados, que en muchos países como España, Italia y Estados Unidos ya supera la capacidad de los servicios de salud. “Debemos tener en cuenta que esta emergencia no es un tema de interés individual, sino de salud colectiva, donde el cuidado del otro, también hace parte de mi cuidado” dice el experto Andrés Martínez.

Finalmente es importante crear un entorno que le permita a los contagiados sentir una sensación de apoyo, protección y cuidado, por parte de su núcleo primario, la sociedad en general y el estado. En opinión de María Otilia Pulecio “se deben crear grupos de apoyo y el reconocimiento de la enfermedad y su evolución para trabajar muy fuerte en los procesos de sensibilización y movilización social que contribuyan a no aislar socialmente al afectado”.

 

Dirección de Mercadeo y Comunicaciones

Servicios Integrados.


Más noticias