Saltar al contenido
Magdalena

Destacados

 

Eventos

Actualidad

Atrás

Estamos juntos

En esta época en la que va avanzando más el tiempo en que permanecemos confinados pueden aflorar sentimientos de soledad, de incertidumbre respecto al futuro. Algunos de nuestros estudiantes podrían estar pensando cómo será el siguiente semestre de clases, qué puedo hacer si no tengo todos los recursos para continuar mis estudios, etc. Es por esto que UNIMINUTO respondiendo a su compromiso misional ha venido desplegando una estrategia de alivios financieros para apoyar a todos nuestros estudiantes en la construcción de su proyecto de vida académico.

Pero queremos dar un paso más, contarte cuál es la razón por la que hacemos todo lo que hacemos. La universidad está construida desde 4 pilares importantes: El Evangelio, el pensamiento social de la Iglesia, la espiritualidad eudista y el carisma del Minuto de Dios. Son estos pilares los que nos inspiran a ofrecer educación de calidad al alcance de todos, formar profesionales comprometidos con la transformación social y a contribuir a la construcción de una sociedad más justa, reconciliada, fraterna y en paz.

Nuestro deseo en este tiempo es hacerte saber que estamos juntos en esto. No estás solo, nosotros hemos apostado todo por acompañarte. Esa es nuestra vocación: servirte de modo que puedas alcanzar tus logros en UNIMINUTO. Es por eso que queremos compartir contigo algunas razones que nos motivan y que podrían motivarte a ti en este tiempo, a la luz de la palabra de Dios y entendiéndonos como una comunidad viva y participativa:

  1. Este sueño lo compartimos juntos

Nuestra principal motivación viene del Evangelio, nos inspiramos en Dios que siempre ha permanecido a nuestro lado. En múltiples apartes Jesús menciona cómo Dios es cercano y está interesado en las cuestiones más importantes de nuestra vida. En Mateo 28, 19- 20 Jesús en su discurso previo a la Ascensión dice: Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos; bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Por mi parte, yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. Nuestra labor es precisamente esa enseñar, propiciar en nuestra comunidad universitaria las enseñanzas de Dios, pero lo más asombroso es la parte que le corresponde a Dios, él promete estar con nosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Esto es lo que nos inspira, Dios está con nosotros todos los días y nosotros queremos estar contigo siempre, compartir tus sueños y ayudarte a lograrlos.

  1. Nuestra opción preferencial

Un segundo inspirador es el pensamiento social de la Iglesia que nos permite la construcción de una sociedad que pase de condiciones menos dignas a mejores condiciones. Es decir, pretendemos lograr un desarrollo integral en todos ustedes y nuestra motivación nace de la idea y convicción de optar preferencialmente por los más necesitados, para que esa transformación ocurra. Todo lo que construimos para ustedes lo hacemos pensando en esta idea, para ustedes que han tenido dificultades para acceder a la educación, que han sacrificado muchas cosas para mantenerse en la institución, que se han esforzado por dar lo mejor de ustedes en su formación. En síntesis, toda acción en favor de apoyarlos, de beneficiarlos, de aliviar las necesidades económicas se funda en la vocación de UNIMINUTO: servir e inclinarnos preferencialmente entre miles de opciones por los más necesitados.

  1. La misericordia en actos concretos

Finalmente, nos mueve un concepto de San Juan Eudes, padre fundador de la Congregación de Jesús y María. Donde Rafael García-Herreros fue formado y donde descubrió esta vocación de servicio. Tal concepto es la misericordia, entendida como la posibilidad de acercar el corazón, con sus intenciones y disposiciones a las miserias de los otros. Esto último comprendido como las necesidades, las debilidades, la finitud humana que constantemente pide a gritos la acción salvífica de Dios y que en nuestra vocación marca la ruta de acción. Pero, aunque esto pueda sonar muy abstracto, la misericordia se traduce en acciones concretas en las que el corazón pueda acercarse a las necesidades de otros y posibilite transformación. En conclusión, lo que hay en el corazón de UNIMINUTO es un deseo profundo por transformar las vidas, desde la formación académica, desde la formación social pero también desde la contribución para que los sueños de todos se cumplan, bajo la premisa de que estamos juntos en esto.

 

Jair Olascoaga lerma

Profesional de Pastoral

Videos

Serie Yo Cuido a la U Capítulo 1
Pastoral Play: Especial voluntariado

Atajos