Atrás

La buena nueva es amor

El proyecto de vida de Jesús estuvo marcado por la convicción plena de saberse amado por su Padre. Es desde este amor que nace la buena noticia del Reino de Dios: Jesús mismo entre nosotros. Sin embargo, este Reino es un gran banquete de amor al que somos invitados todos, sin importar lo que somos o hayamos hecho. El interés genuino de Dios por cada uno de nosotros trasciende nuestro comportamiento o acciones, y aunque el hombre vive atrapado por la culpa que lo encierra por haber cometido muchos pecados, la buena noticia es esta: Dios está dispuesto a amarnos y a reconciliarnos.

Es por esto que consideramos que la buena nueva es el amor, Jesús mismo mostrándonos el rostro amoroso del padre y diciéndonos a cada uno, yo he venido para amarlos y amarlos hasta el extremo. La medida de este amor es infinita y su límite es el extremo. Es por esto que estás invitado a probar de ese amor hoy, no hay nada que puedas hacer que impida que Dios te ame. Pero, por otro lado, no hay algo que tengas que hacer rigurosamente para que alcances el amor de Dios, su amor es inmerecido, es gratuito y es totalmente disponible para ti en todo tiempo.

Todos son invitados a ser amados por Dios.

 

Jair Olascoaga Lerma

Profesional de Pastoral