Juntos a prevenir el estrés laboral

Causas

La competitividad, las presiones por conseguir resultados, las jornadas largas, las altas expectativas de cumplimiento, los tratos descalificadores y las condiciones en las que cada vez se pierden más las barreras entre el trabajo y el tiempo libre, agotan a los trabajadores física, mental y emocionalmente.

A esto se le suman la recesión económica, la volatilidad del dólar y la fluctuación del precio del petróleo, que producen movimientos organizacionales abruptos, precarización de los trabajos, bajas oportunidades laborales, recortes de personal, disminución de salarios e incertidumbre constante. También tienen una incidencia importante las características de cada persona y las condiciones de su ambiente social. Estos tres aspectos (personalidad, trabajo y ambiente) conforman los factores sicosociales: una alteración de alguno de estos o la contradicción de varios le presentan situaciones tensas a los seres humanos. Que pueden traducirse en estrés.

Consecuencias

Las consecuencias pueden ser emocionales, mentales o físicas. Es común que se experimenten sentimientos de ira, miedo, angustia, ansiedad, depresión y vergüenza. Así mismo, condiciones como agotamiento, desgaste, enfermedades cardiovasculares y que afectan a los músculos y los huesos, inclusive, en casos más severos, está vinculado con desórdenes alimenticios, consumo de alcohol, de drogas y suicidio.

En Colombia los factores de riesgo sicosocial ocupan el segundo lugar de prevalencia después de los problemas ergonómicos, y según la firma Regus, especializada en temas laborales, el 38% de los empleados del país sufren de estrés laboral.

Recomendaciones

La prevención es el punto de partida. Concientízate y crea conciencia entre tus compañeros de que se trabaja con personas con conocimientos, aspiraciones, capacidades, gustos y necesidades diferentes, por lo cual, el buen trato es fundamental para evitar situaciones tensas.

Crea relaciones personales valiosas en el trabajo. En un clima laboral saludable, habrá menos posibilidades de aparición de condiciones estresantes.

Ten claros tus límites y lo que se te exige. Los retos son importantes como una forma de crecimiento profesional, sin embargo, la presión constante por resultados puede afectar tu bienestar y tranquilidad.

Evita excederte en el tiempo que pasas en función del trabajo y realiza pausas activas en tus jornadas.

Adopta en tu da prácticas saludables. Ten una dieta balanceada, haz ejercicio por lo menos tres veces a la semana, comparte con seres queridos y duerme entre 7 u 8 horas cada día.

Fuente de información: ARLSura