Noticias

Atrás

Una semana para tejer territorios hacia la construcción de Paz

Innumerables aprendizajes, experiencias, dinámicas y reflexiones, se llevaron los asistentes de, la que podría llamarse, Jornada por la Paz, desarrollada en el marco de la Semana de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales.

Del 22 de octubre y hasta 25 de octubre, se realizó en UNIMINUTO Sede Principal, una jornada que tuvo como objetivo, “generar un espacio de carácter intersectorial e interdisciplinar para la reflexión, el diálogo y el intercambio de conocimientos y experiencias, en torno a las acciones sociales que lideran la academia, las entidades gubernamentales, privadas y la sociedad civil, para promover el desarrollo territorial y la construcción de la paz. Su lema: “Tejiendo territorios e ideando rutas hacia la construcción de paz”.

“La Paz debe ser concebida como la buena relación entre Dios y los hombres, también como la buena relación con el prójimo, consigo mismo y con la naturaleza”. Con estos cuatro sentidos sobre la paz expuestos en el Evangelio, el Padre Diego Jaramillo, presidente de la Organización Minuto de Dios, dio apertura a la Semana en el Teatro Minuto de Dios. Allí insistió en la importancia que tienen dichos sentidos, dentro de la vida del ser humano y para la consecución de una paz verdadera en los territorios. Asimismo, se contó con panelistas nacionales e internacionales, que abordaron diferentes dinámicas y conferencias relacionadas con el sentido de este evento.

En esta línea, el panelista internacional Mario Enrique Sosa Velásquez, quien inició el ciclo de conferencias de la Semana, señaló, entre otras cosas, que “esa construcción de territorios de paz también tiene que ver, desde sujetos del territorio, con la gestación de una hegemonía alternativa, destituyente, por ejemplo, cuestionar esas ideas del desarrollo de dicha hegemonía, y buscar ideas propias para reconstruir esa casa común, luchando contra todos los encadenamientos, con todo aquello que nos coloniza, hegemónica, anticapitalista y específicamente… (…) Esto implica hablar del proyecto político, de las utopías, de aquello que construya el territorio como el espacio de emancipación del pueblo, de la comunidad, del grupo humano en cualquier territorio donde se encuentre”.

De igual forma, afirmó que la puesta en marcha de dicho ejercicio de construcción territorial, es un asunto “profundamente político que reclama sujetos que lo impulsen y lo concreten desde el territorio, pero enlazando al mismo tiempo otros territorios, luchas, utopías, porque definitivamente se enfrentan a esas relaciones sociales determinantes, la relación del capital que, como ejercicio de poder, está condensada en los estados”.

Durante la Semana se contó con mesas temáticas, que desarrollaron reflexiones sobre el territorio y su relación con el Estado, resistencias, fenómenos ambientales y migratorios, el papel de las mujeres en la construcción de paz. Sobre este último enfoque, la representante legal de la Fundación Palagus, Luz Marina Picó, participó

con una reflexión basada en: “Mujeres Rompiendo el Silencio”. De igual manera, en las mesas enfocadas al papel de los adolescentes, se contó con la presencia de Laura Isabel Páramo Oliveros y Nathaniel David Howard, representantes de CREAS y Fundación WAJARO. Ellos compartieron una ponencia sobre “Ecoturismo Misak: Emprendimiento juvenil por la preservación de la identidad indígena y el fortalecimiento de economía territorial”, para abordar el tema del rol de los más pequeños en dicha construcción territorial, se presentaron ponencias como: “Niños y Niñas: el rugby como un instrumento para la convivencia, paz y la reconciliación”. Una exposición realizada por John Edward Páez y Edward Yáñez.

En la Semana de la Facultad, también hubo espacio para hablar del papel de los campesinos y comunidades étnicas. Por ello, conferencias como "Programa de Desarrollo y Paz del Occidente de Boyacá”, liderada por Karol García Pineda, Directora Ejecutiva de BoyaPaz y "Los peligros de una memoria sin olvido", dirigida por la estudiante de Psicología, Laura Carolina Cruz, buscaron identificar y reflexionar sobre las luchas y resistencias en las prácticas de paz y desarrollo territorial por comunidades étnicas y campesinas.

Asimismo, otro ponente invitado, Federico Montes, líder del Proceso de Reincorporación –FARC-, demostró algunos resultados de la práctica empírica que ha venido adelantando en el territorio con su grupo, desde el momento en que empezó la reincorporación y el proyecto que se plantearon de “construir un nuevo concepto de sociedad desde la óptica que tiene cada uno de los que integran el partido de Las FARC”. No obstante, insistió en que “la reconciliación no es un papel único y exclusivo de los que fueron actores armados del conflicto, sino que es un imperativo de toda la sociedad en su conjunto”. Declaró que se han puesto en la tarea, después de un proceso de reconocimiento y valoración del territorio, de “construir la paz teniendo en cuenta los cuatro sentidos mencionados por el padre Diego Jaramillo: la paz con Dios, con el prójimo, con uno mismo y con la naturaleza”.

 

Por su parte, Lorena García González, quien hace parte del área de Reducción de la Pobreza e Inequidad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, realizó una ponencia sobre los casos de empoderamiento rural comunitario en zonas de Postconflicto.

La jornada durante los primeros días estuvo ambientada por la presentación cultural de la Coral, Intervención Musical de Saxofón de Bienestar Institucional, y también se desarrollaron una serie de actividades lúdicas, las cuales tuvieron gran acogida por parte de los estudiantes.

Posteriormente, los aprendizajes siguieron generándose con expositores como el profesor Diego González, Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), quien dirigió su ponencia hacia las “Desigualdades Urbanas y la Justicia Espacial”, resaltando el enfoque de desigualdades y el enfoque de la injusticia, todo a partir de un estudio profundo e investigación sobre la economía de las desigualdades; invitó a reflexionar sobre cómo ver la relación entre ambos enfoques para un desarrollo de los territorios, teniendo en cuenta una lógica global.

De igual forma, se abrió un espacio para hablar sobre las apuestas de desarrollo territorial en Bogotá, específicamente sobre los avances, retos y desafíos desde la Estrategia de Abordaje Territorial, en el marco de la política social, una charla a cargo de Sonia Tovar, Secretaría Integración Social Desarrollo Territorial.

De esta manera, durante el cuarto día de la semana, se desarrollaron ponencias como “Retos de la Ciencias Humanas y Sociales en la Agricultura Familiar y la Agroecología en Colombia”, “Implementación de la Estrategia de Abordaje Territorial en Bogotá”, “Reflexiones para una política pública de reconciliación nacional desde una perspectiva psicosocial", entre otras, que llevaron a los asistentes a reflexionar más sobre su papel dentro de la construcción de paz y aterrizar más sus reflexiones, al conocer otros enfoques del sentido de la Semana.

El cuarto día de la jornada finalizó con la Mesa Temática: “Diversidad Sexual Género y Desarrollo Territorial”, una jornada de voces, experiencias y sujetos, que permitieron el acceso a mayor conocimiento e infinidad de aprendizajes en el marco académico, pedagógico y dinámico, que la Facultad ha planteado para desarrollar este evento.

El día del cierre de la 2da. Semana de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales, inició con la exposición de póster de las Prácticas profesionales de los estudiantes de Trabajo Social y Psicología. En simultanea se desarrolló el Panel: “Paz y Territorio, galerías de la memoria: una herramienta en la construcción de Paz", en cuyo escenario, también se dio paso a la Obra de Teatro “Memoria de las mujeres olvidadas”. Sobre el rol de la mujer en el Bicentenario de la independencia de Colombia y las dificultades que ha tenido que vivir a lo largo de la historia colombiana. Esta presentación estuvo a cargo de los Estudiantes del Colegio Liceo Femenino Mercedes Nariño, quienes lograron sensibilizar a los asistentes con su puesta en escena.

Después de una semana nutrida de actividades lúdicas y académicas para los asistentes, se da cierre con el acto simbólico “Una luz hacia el camino de la Paz”, a partir de una exposición abierta, promovida por Luis Carlos Solano, colaborador del Centro de Transformación Social de UNIMINUTO y los estudiantes del Colegio Liceo Femenino Mercedes Nariño. Éste fue un escenario de sensibilización, en el cual se invitó a los estudiantes y colaboradores a encender una vela, en homenaje a las víctimas del conflicto armado.

Para finalizar esta exitosa semana, el padre José Gregorio Rodríguez Suárez, Decano de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales, dio palabras de agradecimiento a la comunidad académica presente, resaltó la importancia de las actividades realizadas e invitó a la construcción de territorios de Paz.

La Facultad de Ciencias Humanas y Sociales de UNIMINUTO, agradece a todas las instituciones distritales y a los profesores de los programas, por la activa participación en el desarrollo de esta Segunda Semana, porque gracias al intercambio de conocimientos y experiencias compartidas en los diferentes espacios académicos, los universitarios reflexionaron frente a su aporte en la construcción de Paz en los territorios.