Noticias y eventos

Atrás

Universidad de Salamanca recibe a estudiante de UNIMINUTO Cundinamarca

Bogotá, 3 de diciembre de 2019

Al empezar la educación superior, se llega con muchas expectativas e interrogantes frente al proceso educativo y surge una expectativa de tener oportunidad de estudiar en el exterior, con el propósito de tener otro estilo de educación, adquirir más conocimientos y fortalecer la hoja de vida para tener una mejor oportunidad laboral con un mejor ingreso económico y de esta manera mejorar la calidad de vida. Con el fin de cumplir estos sueños, UNIMINUTO cuenta con una Oficina de Asuntos Internacionales, que le permite a los estudiantes tomar cursos de intercambio, un ejemplo de ello, son las movilidades como opción de grado en otras instituciones del país o del mundo. 

Bajo este programa y previo cumplimiento de varios requisitos académicos y económicos, el día 5 de octubre del presente año, 42 estudiantes emprendieron un viaje a Salamanca, cuidad de España, con el fin de realizar el curso sobre ‘Habilidades gerenciales, emprendimiento e innovación’, encontrándonos con compañeros de carreras como contabilidad, administración financiera, entre otras. Pero, no solo teníamos compañeros de distintas carreras, también de las diferentes ciudades donde la universidad hace presencia. 

De esta manera, desde el embarque en el aeropuerto de Bogotá, iniciamos una aventura de aprendizajes y experiencias. Para muchos de nuestros compañeros era la primera vez que tomaban un avión y, por supuesto, la primera vez de un viaje tan largo y fuera del país. Para mí, una oportunidad de conocer otras personas y el inicio de nuevas amistades.

Al momento de arribar y tocar territorio español, me llene de ansiedad. Quería conocer la Universidad de Salamanca de manera inmediata, ya que había indagado sobre ella, encontrando que es la universidad más antigua de España, con una trayectoria de 800 años y una hermosa arquitectura que la caracteriza. 

Tanta es la historia, que esta universidad es testigo de las discusiones sobre la viabilidad del viaje de Colón a las indias; incluso, sus miembros participaron activamente en el Concilio de Trento, allí se estudiaron las reformas al calendario por sugerencia de Gregorio XIII. 

Al llegar a la universidad, me sentí tan complacida de estar allí, en un lugar tan lleno de historia, donde la bienvenida superó mis expectativas porque me hicieron sentir como la estudiante más importante del momento. Al igual, cuando recorrí las calles de la cuidad que tiene el mismo nombre de la universidad, me sorprendí viendo su arquitectura. Una ciudad con mucha historia, deleitándome por la belleza del cielo, sus calles impecables y la cultura de la gente. 

La formación que brinda la Universidad de Salamanca es muy cualificada, su planta docente es nivel doctorado y han participado en importantes investigaciones, con temas muy acordes a nuestras carreras. La disposición por compartir su cultura y la historia reposa en cada uno de sus recintos como la biblioteca, patrimonio cultural. 

Por otro lado, la convivencia también fue un factor importante, porque me permitió compartir y conocer otras personas que, durante mi estadía en Salamanca, se convirtieron en mi familia de patria. En el momento de la culminación del curso y la graduación, entran sentimientos encontrados, porque hay una alegría por lograr el objetivo académico y una tristeza por devolvernos y despedirnos de nuestros compañeros de travesía. Sin embargo, todos muy felices por el deber cumplido. 

Con esta infinidad de anécdotas, le extiendo a todos los estudiantes la invitación para generar conciencia, ya que el único responsable del futuro profesional es cada uno de nosotros y la actitud con la que realiza las actividades y la exigencia debe ser al máximo para poder disfrutar de todo. Finalmente, agradezco a UNIMINUTO Cundinamarca por sus alianzas con estas prestigiosas universidades y permitirme tener experiencias académicas, cultuales y sociales, que contribuyen al fortalecimiento de mi formación profesional, enmarcada en la ética y la proyección. 

Por Julieth Magali Mora Moreno
Intercambista del Programa de Administración en Seguridad y Salud en el Trabajo