Noticias y eventos

Atrás

El factor transformador del trabajador UNIMINUTO

29 de marzo de 2019

Ser parte de la Organización Minuto de Dios a través de UNIMINUTO, fue una enseñanza diaria de cómo enfrentar los retos para apostar a un cambio social de impacto e involucrar a cada una de las personas que me rodearon en mi trabajo, funcionando sistémicamente dentro de una cadena de valor cambiante al interior, que exige un aporte de equipo en su posicionamiento. Esta fue una de las apuestas profesionales de orden social que continuamente alimenté desde mis funciones como a nivel personal. De esta manera, desde los diferentes espacios en los que pude desempeñarme pude encontrar gente valiosa que, extrañamente desde sus diferentes niveles, apostaron a una misión de llevar Educación Superior de Calidad al alcance de todos. Ser parte de UNIMINUTO es enfrentar la mentalidad común de un país, en el que hemos perdido la esperanza y la fe frente a los sueños, diciendo no al individualismo y abriendo puertas de solidaridad.

UNIMINUTO nos muestra que los límites están frente al espejo, en cada uno; por eso cada día que me levantaba hasta el último día de mi trabajo, tuve como propósito definido ayudar a cumplir los sueños de otros, desde mi conocimiento como herramienta trasversal a muchos procesos. Experiencias muy lindas, sobre todo al ver mucha gente crecer, que hizo proyecto de vida en UNIMINUTO y aún tienen mucho que brindar a la Institución y al país.

No obstante, como en todas las familias, existen personas que deben recordar por qué están en UNIMINUTO, sin olvidar que su propósito va más allá de percibir un sueldo, cumplir un horario o simplemente cumplir una labor. No debemos perder el horizonte de saber que el propósito es cambiar vidas desde donde estemos, es hacer bien el trabajo, es brindar lo mejor de sí y no porque nos vean o reconozcan, sino tomándonos un minuto para dar a Dios gracias, al ser parte de una obra viva.

En este sentido, añorar es recordar que algo marcó tu vida; y eso será UNIMINUTO, un recuerdo grato de 10 años de vivencias buenas y pocas malas, donde nadie llega por error a ésta Institución. Ahora, debemos tener presente que los caminos de Dios son misteriosos y los tiempos de él son perfectos, pero sobretodo los caminos te llevan a un propósito claro; por ejemplo, aquí se está para servir, para ser un actor de cambio, ya que quien es parte de UNIMINUTO, desde cualquiera de los cargos, sabe que el camino no es sencillo, no es un trabajo cualquiera, no es un trabajo de escritorio, sino un trabajo de acción, de construcción, de impacto, vivencial y diario. Allí, estás para mover las fibras de otros seres humanos, donde debes aprender a escuchar, a decantar, a valorar y a erigir obra, lo que implica estar en una investigación y formación continua por parte de todos, independiente del trabajo desempeñado.

Mi sugerencia es no olvidar la misión de recibir con amor a cada joven que ingrese por la puerta de la Institución, a cada compañero que inicie su historia. Todos hacen parte de ese cambio social, por eso nunca deseches sus proyectos. Todo aporta a la construcción y debes no desmeritar el trabajo de otros. Toma lo bueno y hazlo fuerte. Recuerda que los errores de tus compañeros son tú experiencia en el actuar y es más sabio recordar la enseñanza que recordar el error.

Hoy, mi partida es una de las decisiones más difíciles que he tenido que tomar, pero siento que sólo es un hasta luego, ya que desligarse de lo que realmente se ama es imposible, es una forma de vida; por eso quedan en mi corazón: infinitas GRACIAS. 

Sandra Ximena Tarazona García
Ex secretaria de Sede
UNIMINUTO Cundinamarca