Noticias y eventos

Atrás

“Mi vida ha atravesado por una transformación significativa”, Castaño

Bogotá, 26 de junio de 2019

Hacer parte de una institución universitaria con una misión orientada y comprometida con la transformación social, con la construcción de una sociedad fraterna, justa, reconciliada y en paz, me ha permitido crecer en este camino desde lo profesional, personal e inclusive en el plano familiar.

Luego de una década de estar vinculada como colaboradora de UNIMINUTO y 5 años de pertenecer en calidad de estudiante del pregrado de Comunicación Social y Periodismo, puedo afirmar que mi vida ha atravesado por una trasformación significativa, porque he logrado vivenciar cada aprendizaje obtenido y he asumido como forma de vida esa misión que resulta ser nuestro horizonte.

Trabajar en el marco de una de las funciones sustantivas de la Institución, como lo es la Proyección Social, más exactamente desde el Centro de Educación para el Desarrollo CED, me ha aproximado a la contribución directa de la responsabilidad social con comunidades tan cercanas, pero que en ocasiones desconocemos, porque el afán y los compromisos cotidianos parecen alejarnos de realidades lamentables que diariamente viven nuestros semejantes y que pensamos que son distantes a nuestra propia existencia.      

En los últimos tiempos en Latinoamérica, se ha venido fortaleciendo el discurso y las acciones de la Responsabilidad Social Universitaria (RSU) que, en primera instancia, pareciera responder al liderazgo de un área únicamente, pero en el ejercicio, nuestra Institución la ha involucrado en cada una de sus áreas y procesos.

Siguiendo la ruta y orientaciones nacientes desde la Dirección de Proyección Social de Rectoría Cundinamarca, hemos logrado conducir y trabajar de manera unificada con la comunidad estudiantil en aportes a soluciones de problemáticas sociales por medio del desarrollo de proyectos sociales formativos. 

El proyecto que quizás más me ha marcado es: “Pequeños ciudadanos Responsables hacia el Futuro”, con el cual he construido el firme convencimiento de que los menores están de manera permanente en situación de vulnerabilidad y cualquier acción que se adelante en pro y en beneficio de ellos, es de vital importancia. 

En el adelanto de este proyecto, se ha impactado a niños de comunidades tales como: Valle del Sol, comunidad Alto de la Cruz, Fundación Divino Niño Casa del Menor e Instituciones Educativas Públicas del municipio de Girardot; con el fin de aportar elementos lúdicos y metodológicos que logren generar conciencia frente a los problemas contemporáneos, buscando aprehender en ellos competencias ciudadanas sólidas que inclusive puedan extenderse a la comunidad, familia y el contexto al que los niños pertenecen. En otras palabras, lograr que los niños se conviertan en agentes formadores y en ejemplo en sus comunidades; esto les reconoce asumir un rol más activo dentro de la sociedad.

En mi concepto, la garantía del éxito en la formación de los futuros profesionales graduados de UNIMINUTO radica en fomentar en el estudiante el actuar o en su quehacer el compromiso consigo mismo y con las colectividades de ser socialmente más responsables: para nosotros como área que lidera la Responsabilidad Social en la Institución, se convierte en retos constantes que cumplimos con la puesta en marcha de la ruta y/o estrategias que desde el CED se emprenden, visibilizando el éxito de las mismas en los resultados tan valiosos y de impacto positivo en las comunidades participantes.  

A partir de la transversalidad cimentada en la educación para el desarrollo, estamos despertando conciencia social, ciudadanos más responsables y éticos, profesionales más comprometidos y competentes con las problemáticas sociales que nos aquejan.  El mundo actual necesita más seres humanos, conscientes de las necesidades de los otros, sin perder las propias, ejerciendo sus disciplinas con sentido social, comprometidos con acciones valiosas que traducen en cambios con propósitos altruistas.

De esta manera, espero poder seguir poniendo mis conocimientos y mi corazón a esta gran Institución que me ha visto crecer y que indiscutiblemente cada día me permite seguir avanzando en muchos aspectos del ser, inspirada bajo ese gran legado que nos dejó nuestro Padre Fundador, Rafael García-Herreros. 

Andrea del Pilar Castaño
Coordinadora del Centro de Educación para el Desarrollo
UNIMINUTO Cundinamarca - Centro Regional Girardot