Atrás

¿Para qué soy UNIMINUTO?

Esta es la pregunta orientadora de la electiva UNIMINUTO SOY YO, donde la pastoral universitaria tiene participación activa, buscando que el estudiante con todo lo aprendido a lo largo de su carrera identifique las herramientas que lo hacen diferente, y por diferente me refiero a integral, pues tiene todo para trasformar su entorno y contribuir a la sociedad.

El hacer parte de la gran familia Minuto de Dios conlleva unas responsabilidades que debemos poner en práctica. Desde que ingresamos a esta institución, sea el rol que sea, escuchamos términos como “el servicio”, que por cierto era la filosofía de vida de nuestro fundador. En materias como Cátedra minuto de Dios, responsabilidad social, Proyecto de vida y demás, el contribuir es un pilar fundamental que nos va formando como esos profesionales éticamente orientados con los que soñaba el padre Rafael García-Herreros.

Tendemos a confundir el servicio con la responsabilidad. La responsabilidad viene de afuera, es decir, es impuesta. Cuando somos niños nos enseñan que si te bañas, tiendes tu cama, tienes buenos modales y obtienes buenas calificaciones eres responsable. La responsabilidad es un compromiso que tenemos. Por otro lado, el servicio viene de adentro, es decir, nace de mí, hace que me incomode, pues cuando sirvo no doy lo que me sobra, doy lo que tengo y lo doy con amor sin esperar nada a cambio.

De este servicio es que habla el padre Rafael, de entregar su vida entera por el otro, de dar sin condiciones. El padre Rafael en uno de sus escritos, que tituló Hermano de los hombres “existir para los otros”, nos da el termino correcto para servir, él lo llamó pro-existencia, es decir, entregarse completamente por el otro. He aquí la respuesta a la pregunta ¿Para qué soy UNIMINUTO? Para entregarme a los demás, para servir, mejorar, contribuir y transformar nuestra sociedad. 

Todos nosotros, tanto estudiantes como colaboradores, estamos llamados a ser ejemplo para los demás, estamos llamados a difundir ese pensamiento García-Herreriano, estamos llamados a luchar por la dignidad humana, estamos llamados para acabar con la miseria, estamos llamados a vivir por el otro, estamos llamados a pro-existir.

 

Steven Bello

Profesional de Pastoral.