Atrás

Una noche para reconocer a los mejores

El pasado mes de octubre se llevó a cabo la Vigésima Noche de la Excelencia en las instalaciones del Teatro Minuto de Dios, donde profesores, estudiantes, graduados, colaboradores y demás personas que enaltecen el nombre de la institución, recibieron un reconocimiento por parte de la institución.

De esta manera, se reconocieron diferentes categorías en las que las personas pertenecientes a la familia UNIMINUTO se destacaron a lo largo de este 2018; categorías que buscaban reconocer y felicitar a los estudiantes con excelente desempeño académico durante el presente año, a profesores mejor evaluados y aquellos que obtuvieron títulos de Maestría o Doctorado, también a los que sobresalieron en investigaciones y proyectos sociales, a los graduados que han dejado huella y a todas las personas que con su dedicación, compromiso y esfuerzo se preocupan constantemente por enaltecer el nombre de su alma máter.

Esta fue una oportunidad para reconocer el talento de estas personas, su esfuerzo y pasión por aquello que realizan, pero también este tipo de eventos se convierten en los escenarios donde UNIMINUTO definitivamente demuestra que a través de todas estas personas que lo constituyen, está dejando huella en esta sociedad que cada vez se muestra más difícil, un adjetivo que esta institución ha sabido atacar con su mejor arma: la educación de calidad.

Por ello, para los asistentes de la mesa principal y los estudiantes que esta noche de gala, se acercaron al micrófono, las palabras “agradecimiento y felicitaciones”, fue constante. Pues la institución promueve la motivación día a día en todas estas personas para que persigan la excelencia, pero, sobre todo, es también una oportunidad para agradecer a todos aquellos que hacen parte de esta realidad por su esfuerzo y su compromiso con la academia. Definitivamente, se anhela que este sueño del Siervo de Dios, Rafael García Herreros, que inició hace 26 años, siga marcando la vida de cada egresado, maestro, colaborador, graduado; y a la vez, ellos marquen la diferencia en la historia del país.

Esta noche cerró con un brindis dedicado a la excelencia, con un vino que desde su olor hasta su sabor ácido, amargo, seco y dulce nos muestra un claro escenario de la vida, en la que por más sin sabores que se presenten, siempre será un enorme placer degustarla y demostrar a los demás con nuestros propios actos que vale la pena probarla y dejar huella.

Noche de la Excelencia 2018 - 2