El MANE alberga la colección arqueológica más completa asociada a una comunidad prehispánica "muisca".

Sus elementos muestran la larga historia de un pueblo que habitó la sabana de Bogotá durante 2000 años. Tradiciones y estilos de vida se revelan ante nosotros a partir de sus objetos materiales: barro, piedra, metal y huesos; vida y muerte; salud y enfermedad; prestigio y poder. Estos vestigios hacen parte de la memoria de una comunidad indígena que ahora recupera su voz y nos cuenta su historia desde el Agroparque Sabio Mutis – Jardín Botánico de UNIMINUTO.

Hallazgo arqueológico Nueva Esperanza


 

El Instituto Colombiano de Antropología e Historia, ICANH,  aprobó su traslado.

Considerado como uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de Colombia, Nueva Esperanza estuvo buscando un hogar, y lo encontró en el Agroparque Sabio Mutis.

Después de varias reuniones entre la Corporación Universitaria Minuto de Dios, la Transmisora Colombiana de Energía – TCE y el Agroparque Sabio Mutis, un grupo de especialistas determinó que este último era el lugar indicado para albergar entre sus tesoros culturales este importante hallazgo arqueológico.

En Nueva Esperanza se identificaron vestigios de sociedades que habitaron la región del Tequendama desde aproximadamente el año 900 a.c., hasta la llegada de los españoles, es decir, hace más de 3.000 años.

Aunque UNIMINUTO estaba lista para recibir la ciudadela precolombina y comenzar la construcción del Museo Arqueológico Nueva Esperanza – MANE, la Transmisora de Energía no podía hacer entrega del material hasta que se tuviera la resolución de aprobación del Instituto Colombiano de Antropología e Historia, la cual se había retrasado por la coyuntura del Covid-19, pero finalmente ha llegado, dando vía libre para comenzar los trabajos.

UNIMINUTO y el Agroparque agradecen  al ICANH y a la Transportadora Colombiana de Energía por haberle confiado este importante hallazgo. “En el Agroparque Sabio Mutis, este material precolombino, que es parte de la memoria de una comunidad indígena, recuperará su voz y nos contará su historia”, indicó el director del Agroparque, profesor Héctor López.