Ejes temáticos

Atrás

Arte rupestre

 

 

Ven y observa a escala exacta la reproducción de los petroglifos y las pictografías del Arte Rupestre Colombiano, escogidas con criterio científico.

La réplica fue realizada por el artista Samuel León, asistido por Hernán Moreno, estudiante de museografía, quienes se basaron en diferentes técnicas e instrumentos utilizados por algunas etnias en tiempos indeterminados.

Mucho antes, en la década del setenta del siglo pasado, el médico Félix Henao Toro y el profesor Héctor López López tenían un programa radial los domingos en Transmisora Caldas, hoy RCN Caldas. De acuerdo con el ingeniero Ramiro Henao, en este programa se trataban diversos temas relacionados con la conservación de la naturaleza, la defensa del patrimonio cultural, antropología, guaquería, minería artesanal, museos y tradiciones ancestrales. Entre esto, era muy frecuente escuchar los llamados para que no se destruyeran las piedras con pinturas y grabados rupestres hechos por los indígenas.

Después de explicar sobre su valor histórico, con muchas alusiones al arte rupestre mundial y nacional, Henao y López denunciaron que estaban destruyendo rocas con la creencia de que los signos que allí se encontraban anunciaban la existencia de una guaca o tesoro.  Hablaron particularmente de una, en Santa Rosa de Cabal, Risaralda, dinamitada con el fin de buscar un tesoro que los guaqueros nunca encontraron. Al domingo siguiente trasmitieron un mensaje del antropólogo Luis Duque Gómez, en el que se unía y aplaudía la labor de los profesores caldenses en defensa del arte rupestre.

 En el año 2017 el profesor Héctor López buscó a  Guillermo Muñoz, estudioso por más de cuarenta años del arte rupestre. Después de varias reuniones, donde también estuvieron presentes la física Judith Trujillo Téllez  y el investigador Samuel León Rincón y Hernán Moreno, se determinó un proyecto didáctico y  de conservación del Arte Rupestre en el Agroparque Sabio Mutis - Jardín Botánico de UNIMINUTO.

La propuesta fue presentada por el profesor López al Padre Diego Jaramillo en diciembre del año 2017, quien le dio su aprobación, y un mes después, cuando ya estaban terminados los escenarios de murales y rocas, se iniciaron los trabajos bajo la dirección científica de Guillermo Muñoz.