Atrás

Abejas: dulces soldados anónimos de posguerra

abejas

 

En 1917 la apicultura llegó para curar las heridas de los veteranos de guerra.

 

Cuando los militares estadounidenses regresaron de Europa, tras la Primera guerra mundial, otros soldados entraron a su rescate: médicos, enfermeras, psicólogos y un arsenal de profesionales armados contra la depresión, traumas y heridas que dejaba la confrontación. Entre ese pelotón se encontraba un recluta silencioso y dulce, que hoy está en amenaza latente de extinción: las abejas. 

En 1917, una de las grandes preocupaciones para el Gobierno de Estados Unidos era cómo rehabilitar por medio de actividades productivas, a quienes retornaban a casa. Walter J. Quick, de la  Junta Federal para la Educación Vocacional (FBVE por sus iglas en inglés), fue una de los primeros en advertir que la apicultura, o producción de miel, sería una de las respuestas.   

 

"Antes de ingresar a este programa, no tenía ninguna idea para el futuro, y realmente, sinceramente, no estaba mirando adelante. Ahora tengo metas ", relata un veterano en el artículo de Taylor & Francis, disponible en la biblioteca virtual de UNIMINUTO. 

 

Como lo revela el investigador Corey Campion en este artículo indexado en Taylor & Francis,  la miel no solo ocupó el lugar que dejaba el azúcar debido a la escasez, sino que su proceso de producción se convirtió en una terapia para los veteranos, y en una actividad viable para aquellos con discapacidades físicas que les impidieran realizar otras labores agrícolas.  "El trabajo de criar abejas se ajusta bien a las necesidades del hombre no apto para el trabajo agrícola más pesado",  menciona el artículo al que puedes acceder desde nuestra biblioteca virtual. 

Para los años veinte la apicultura tuvo un desarrollo y expansión significativo, de la mano de los empresarios del sector, quienes se interesaron en capacitar a los veteranos. 

 

 “Sin duda, los avances en medicina y psiquiatría han facilitado el camino a la curación que tantos soldados aún deben recorrer. Sin embargo, ya sea que hayan viajado en 1919 o en 2019, muchos soldados han hecho el viaje con la ayuda de sus compañeros apianos”, concluye la publicación. 

 

Si eres docente o estudiante de UNIMINUTO,te invitamos  a seguir investigando en otras de las editoriales científicas más importantes del mundo, también disponibles en nuestra biblioteca.  

Con información de  Logo de la editorial Taylor and Francis

 

 

Carlos Andrés Jurado Vásquez 

Dirección de Mercadeo y Comunicaciones – servicios integrados. 


Ciencias naturales