Atrás

La radio está viva: Diez años de UNIMINUTO Radio

Mesa de trabajo de UNIMINUTO radio en una transmisión

 

 

¿Cómo sobrevive la radio en tiempos de redes sociales y streaming? A propósito de los diez años de UNIMINUTO  Radio, avances y desafíos de la radio universitaria.

En 1934 el Gobierno colombiano emitía un decreto que prohibía, a las aún muy jóvenes emisoras de radio, leer al aire el contenido de los recelosos periódicos, durante las primeras doce horas de publicación. Los temores de la prensa no dejaban de crecer, y el número de oyentes, tampoco.

El naciente medio había tomado a Colombia de la mano,  para llevarla de inmediato, como la prensa nunca pudo, hasta la pista del aeródromo La playa, de Medellín, donde murió Gardel, en el año treintaicinco; hasta el calor de las calles del Bogotazo, tras el asesinato de Gaitán, en el cuarentainueve; hasta el bachillerato por Radio Sutatenza —desde el último rincón del campo—, en el cuarentaisiete; hasta el empate a cuatro goles de la selección nacional frente a la Unión Soviética, durante su primera participación en El mundial, en el sesentaidós; y hasta los universos ficticios de radionovelas como Kalimán y La ley contra el hampa, por varias décadas. 

Pese a esto, la prensa no desapareció. Tampoco lo haría la radio cuando, años más tarde de que el general Rojas Pinilla trajera la televisión, las emisoras vieran salir de cabina a sus actores e historias de ficción, para irse en busca de rostros y paisajes, a la pantalla chica. 

A mediados de los noventa, la radio pasó a ser, sobre todo, compañera musical e informativa de las mañanas colombianas.  Tras la consolidación de internet y la llegada del streaming, las frecuencias ensancharon su alcance, y el lenguaje sonoro pasó a multimedia.

 

También hubo propuestas alternativas al contenido comercial.  Nacieron así las emisoras comunitarias y universitarias,  la primera de estas últimas de la Universidad de Antioquia en 1933. 

 

Estudiantes en UNIMINUTO radio en los inicios de la emisora

UNIMINUTO radio, 2009

 

En ese contexto, el 24 de marzo de 2009, en un pequeño cubículo de la facultad de Ciencias de la comunicación, nacía en Bogotá UNIMINUTO radio. Una década más tarde —con su propia frecuencia en amplitud modulada, un portal web actualizado minuto a minuto, una sala de redacción conformada por docentes y estudiantes, estudios profesionales, sucursales en varias regiones de Colombia, horas de entrevistas a personalidades de la vida pública, académica y cotidiana;  presencia en jornadas electorales y en los principales eventos políticos y culturales— UNIMINUTO Radio  avanza, retada, como sus antecesoras, esta vez por redes sociales digitales, plataformas de streaming y narrativas nuevas para la web y dispositivos móviles.

Su director, Néstor Ballesteros, quien junto a su equipo gestó el crecimiento del proyecto que hace parte de la Red de Radios Universitarias de Colombia, comparte, en conversación con Actualidad académica UNIMINUTO,  su visión del medio que multiplica e innova las maneras de hacer periodismo, pero sin cambiar el fondo: proveer una mirada crítica de la realidad, mientras se forman periodistas y audiencias, para seguir diciendo con fuerza: “la radio universitaria está aquí”:

 

Néstor Ballesteros director de UNIMINUTO radio frente al micrófono

Néstor Ballesteros, director de UNIMINUTO Radio

 

Actualidad Académica UNIMINUTO: ¿Qué papel cumple la radio universitaria hoy en las facultades de comunicación y en la situación actual de Colombia?

Néstor Ballesteros: es algo fundamental cuando se vuelven laboratorios de experimentación y de búsqueda quizá de nuevos talentos, de personas que estén indagando las nuevas narrativas radiales que estén mostrando su nueva propuesta frente a un ejercicio que tiene ya casi cien años, que es la radio, pero que todos los días no deja de innovar. Los estudiantes ganan “horas de vuelo”, pero también se convierte en una voz interesante desde la universidad. 

Es una propuesta de mirada de país, desde la academia, desde la universidad, desde lo que se está investigando. La construcción de una mejor Colombia, porque estamos en UNIMINUTO y UNIMINUTO se dedica a eso a través de la educación.  Entonces la radio universitaria asume esos mismos compromisos de la universidad. 

 

Estudiantes de Colegio durante una transmisión

 

 

Te puede interesar 

“Empezamos hace diez años con diez, quince, quizá una visita al día. Ahora estamos llegando a un pico de unas 15.000 visitas diarias, que vienen siendo casi mensualmente unas 600.000 visitas. Al año se nos puede convertir en unos 8 millones de consultas”: Néstor Ballesteros. 

 

AAU: Usted que ha tenido una amplia experiencia en el campo de la radio universitaria, ¿cuáles son los principales cambios que ha visto de este medio en Colombia y el mundo? 

NB: en un primer momento el salto tecnológico. Nos estamos encontrando no solo el audio como formato, sino que el ejercicio de la construcción de contenidos  implica una narrativa nueva, que se retroalimenta todos los días.  Las mismas universidades encuentran en estos proyectos una posibilidad para hacer un ejercicio de proyección social, en el que el conocimiento que se gesta desde las universidades tiende a ser compartido con otros públicos.

 La audiencia se convierte en receptores de la información, del conocimiento, y eso ha sido fundamental porque la radio es educativa, según la disposición que tiene el Ministerio TIC, donde se entiende como promotores de la educación, del arte, de la cultura, de los valores nacionales, del ejercicio ciudadano. 

Las emisoras comunitarias y universitarias quizá son esos dos ejercicios de educación; pero no una educación que enseña a sumar por radio —  ya hubo una experiencia así, que fue Radio Sutatenza —  sino de formación ciudadana, reflexión, análisis; que permite que la audiencia acceda a un ejercicio de construcción de un ciudadano político, que se preocupa por las diferentes esferas de la vida social, política y hasta administrativa del país. 

Los debates que se dan giran en torno a la lucha contra la corrupción, medio ambiente. Estos dieciséis años que cumple nuestra red de radios universitarias de Colombia se han preocupado por reflexionar eso:  hay emisoras que cumplen más de ochenta años, pero esa reflexión se ha dado en los últimos veinte años.  Colombia es pionera en eso, y se entiende que ha reflexionado cómo hacer la radio desde la universidad. 

 

Así cubrió la emisora las elecciones presidenciales de Colombia en 2018

 

 "La radio ha sido quizá el medio que más se ha alimentado del ejercicio de redes y contenidos audiovisuales, porque la radio es simultánea; es en vivo. La radio está viva": Néstor Ballesteros.

 

 

AAU: En medio de los nuevos lenguajes, plataformas, redes sociales, ¿cómo sobrevive la radio? 

 

NB: UNIMINUTO radio ha reunido la posibilidad de trabajar ahora bajo una lógica de una emisora multiplataforma: hacer ejercicios de transmisión de contenidos audiovisuales, televisión, en momentos específicos; le cuento algunos: en la visita del papa Francisco, las elecciones para congreso, las elecciones presidenciales, la consulta anticorrupción, visita de personalidades especiales; nos implica también un despliegue  que tiene que ver con la construcción de contenidos para ser transmitidos en tiempo real a través de formato audiovisual en Facebook live, y ha sido una buena forma de encontrar audiencias. 

Publicaciones en Instagram, de manera que condensamos la información en una imagen. Las nuevas posibilidades de diseño, de comunicación visual, están puestas al servicio de nuestros seguidores, para que tengan un acceso más enriquecido al contenido.

Nuestro canal de YouTube también se alimenta con presentación de artistas emergentes, a través de un producto que se llama UNIMINUTO radio live sessions, que nos evoca esos MTV unplugged de los años noventa, pero puestos en la segunda y casi tercera década del siglo XXI. Todo esto alimenta nuestro portal uniminutoradio.com.co, que tiene un alto tráfico.

 

UNIMINUTO radio live sessions, una de las iniciativas de la emisora. 

 

 

“Estamos asumiendo unos tiempos tan cambiantes que en el momento en que usted lea esta entrevista quizá esté cambiando también el mundo”: Néstor Ballesteros.

 

AAU: ¿Cuáles son los principales desafíos para las emisoras universitarias colombianas? 

NB: uno de los grandes desafíos que tiene la radio universitaria en nuestro país es poder hacer del conocimiento una fuente de consulta interesante: que las investigaciones tomen un formato y una narrativa interesante, divertida, rica. 

Otro, incursionar en el mundo digital. Unas están haciendo el tránsito, y ahí van. Otras han tenido una experiencia mayor y están capitalizando nuevos públicos. No ser indiferente frente a las problemáticas del país. Desde la red de radios universitarias lo estamos logrando, porque en algún momento la radio universitaria se ocupaba más de difusión del arte y la cultura, las tradiciones, que está muy bien, pero el debate ciudadano, el ejercicio de formación de audiencias, de reflexionar lo que pasa en la vida cotidiana, las problemáticas del país, la corrupción, el cuidado de medio ambiente; el ejercicio de construir un país en paz respetuoso de las diferencias... ya estamos en ese proceso. 

La posibilidad de hablar de todos los temas con responsabilidad, con criterio, del ejercicio de buenas prácticas periodísticas, es lo que determina también que los proyectos de radio asuman esos retos que se vienen. 

Equipo de docentes y estudiantes de UNIMINUTO radio

“Tenemos un reto grande y es poder contar este país que nos toca, que a veces no pasa en los otros medios de comunicación. No nos cuentan todos los lados de la moneda”: Néstor Ballesteros.    

 

AAU: ¿Cuál es el futuro de la radio comercial y universitaria?, y el tema de la radio digital, cómo lo perfila... 

 

NB: yo siento que el futuro de la radio está dado, y como radios universitarias tenemos que prepararnos frente a eso que va a pasar. Que nos vayamos por la radio digital, o por internet, o que se apaguen las radio frecuencias – yo creo que a Colombia le queda mucho tiempo de radio por radiofrecuencia - es una decisión política, que tomará el Ministerio TIC y la agencia nacional del espectro, pero tendrá que ver más con el modo de transmisión y las posibilidades que traen los nuevos dispositivos móviles y redes de conectividad - viene el 5G y yo creo que eso traerá mayores velocidades, acceso, abaratará los costos de transmisión de datos - . 

 Es un poco lo que pasó con la televisión digital terrestre, que implicaría un cambio enorme en los receptores, casi que para toda la población. Es una decisión política, pero la radio universitaria y UNIMINUTO radio está preparada para esos desafíos. Estaremos dispuestos a seguir entregando contenidos de buena calidad, remitiéndonos al ADN del ejercicio periodístico: buenas prácticas, mucho criterio. Nuestros estudiantes, nuestros profesores, están siendo formados con el criterio necesario para asumir ese nuevo reto frente a ejercicios y fenómenos como las fake news; la hiperconectividad que tenemos.  

 

“Ya los medios de comunicación no nos cuentan lo que pasa. Es cualquier ciudadano con un dispositivo móvil, pero muchas veces carece de un criterio, de una responsabilidad para informar”: Néstor Ballesteros. 

 

Primera identificación sonora de UNIMINUTO Radio. 

 

AAU: ¿Qué viene para UNIMINUTO radio en 2019, 2020 y más allá?

NB: seguimos haciendo ejercicios de formación ciudadana. Nuestra estrategia de Colombia aquí y ahora, la estamos planteando como una estrategia de formación ciudadana para las elecciones de alcaldes, concejales, diputados, gobernadores. La emisora seguirá haciendo su campaña pedagógica electoral, frente a delitos electorales; lo que está en juego en el país.

Adicionalmente, tenemos una serie radiofónica de diez programas que se construyó a partir de  este 2019 que es el año del Bicentenario, junto al centro de pensamiento de paz y Noviolencia, Innovapaz; la maestría en Comunicación, desarrollo y cambio social;  la maestría en paz desarrollo y ciudadanía; el programa de ciencias empresariales y la facultad de ciencias de comunicación. Un ejercicio articulado para contar la historia del Bicentenario; esa historia que quizá a nuestros estudiantes no les contaron, al faltar la cátedra de historia en su formación como bachilleres.

Tenemos una nueva franja de programas pensados desde la dirección de investigación, en el ejercicio de poner la investigación desde otro formato que es el radial. Se fortalecen espacios como generación empresa, El puente, Pasa la voz, Disidentes... Espacios que reflexionan la cotidianidad de nuestro país.

Tenemos pensado para el 2020 una serie radial que indague sobre la justicia y la impunidad de nuestro país, que es quizá uno de los mayores cánceres. Sin justicia difícilmente se podrá construir la paz y equidad social.  

Tendremos el encuentro de los candidatos a la alcaldía, que harán la exposición de sus propuestas ante los estudiantes. Se llevará a cabo del 16 al 21 de septiembre (2019). 

 

Te puede interesar 

 

“El buen periodismo es muy susceptible de resultar amenazado”: Néstor Ballesteros. 

 

AAU: El ejercicio periodístico afronta dificultades en seguridad, derechos humanos, libertad de expresión.  Ustedes como UNIMINUTO radio, los estudiantes que han participado allí, ¿se han sentido amenazados en este sentido al realizar los contenidos? ¿Han tenido que poner límites en la cobertura de ciertos temas?

NB: UNIMINUTO radio ve que en el país la libertad de prensa está siendo afectada. Y en ese sentido nos sumamos a muchas voces de rechazo, pero no solamente es rechazar, sino no caer frente al juego que nos imponen los violentos. Yo creo que la radio y el periodismo y la comunicación de nuestro país, si resulta amenazada es porque está tocando cayos de intereses ilegales muy poderosos que no van en pro de la comunidad. 

El periodismo tiene que ser ese garante de esos derechos; de ese acceso a esa información para que las personas puedan acceder a ellos. El periodismo en nuestro país es un ejercicio que ha cobrado muchas vidas. El periodista se puede entender como un líder social. Una persona que está del lado de la sociedad para denunciar, prender alarmas, abrir ojos, tocar corazones, y en ese sentido el periodismo tiene que hacerse a cabalidad. 

La estudiante Tatiana Salamanca, que recibió una mención honorífica de la Sociedad Interamericana de Prensa por un muy buen reportaje sobre uno de los sectores de narcotráfico más complejos de nuestra ciudad (Bogotá), fue amenazada por esos intereses del narcotráfico. Eso no debe pasar.

 

“Como sociedad tenemos que blindar el buen periodismo, de los violentos”: Néstor Ballesteros.

 

AAU: ¿Cuáles han sido las claves para que UNIMINUTO radio haya cumplido una década, y siga con fuerza hacia el futuro?

NB: nuestro proyecto de radio universitaria empezó con pocas personas. Muchas de ellas se han ido, han vuelto, y otras permanecen. Eso es increíble porque además se han encargado de enriquecer el proyecto y ha determinado que el proyecto se institucionalice. 

Hay un relevo generacional inevitable porque muchos de nuestros estudiantes se gradúan y llegan a su vida profesional. Muchos han regresado a UNIMINUTO radio a seguir aportando. Y yo creo que ese fenómeno ocurre porque ha habido algo. Ha habido una inspiración, se han cautivado, y han entendido que la radio universitaria no se deja de hacer en el momento de graduarse. Eso implica que el trabajo de todas estas personas sea reconocido, capitalizado, aprovechado, para seguir construyendo sobre lo construido. Otros dicen “no, yo por allá no vuelvo porque a mí no me gustaba la radio”, pero al menos experimentó eso.    

Subdirección de Medios Digitales.

 

 

 


Ciencias sociales y humanas