Modelo Educativo

Modelo Educativo

El modelo educativo UNIMINUTO.

La Corporación Universitaria Minuto de Dios - UNIMINUTO ha implementado, desde sus inicios, un modelo educativo enfocado al cumplimiento de su misión, que favoreciendo un fácil acceso a una educación superior de calidad, se compromete con una educación para el desarrollo humano y social integral a través de la formación de líderes e innovadores sociales, constituidos como seres humanos íntegros, y profesionales éticos y competentes, para construir un país justo, reconciliado, fraternal y en paz. Para ello ha adoptado un enfoque pedagógico praxeológico que integra el saber (teoría) y la práctica (praxis) mediante un proceso reflexivo que parte del análisis crítico de las prácticas y experiencias de cada persona o comunidad, llevándolas a integrar su(s) proyecto(s) de vida personal y profesional, a un proyecto de transformación de la sociedad.  

Este modelo promueve el desarrollo de todas las dimensiones de la persona, partiendo de las potencialidades de cada uno y tiene en cuenta el conjunto de ideas, creencias, valores, actos, palabras y contextos del estudiante o comunidad, para ayudarle(s) a construir su bienestar personal y comunitario. Así, busca formar sujetos[2] capaces de reflexionar críticamente sobre sus prácticas y generar, desde ellas, conocimiento innovador y pertinente, así como articular su trabajo y proyecto de vida al proyecto social de nación. De esta manera, el modelo educativo, anclado en los contextos y en las situaciones reales, está soportado en tres pilares: el desarrollo humano, la responsabilidad social y las competencias profesionales propias de cada disciplina y nivel educativo, como se ilustra en la Figura 3.

Figura 3Representación modelo educativo UNIMINUTO.

En la perspectiva de contribuir al desarrollo de líderes e innovadores sociales, el modelo educativo de UNIMINUTO concibe los tres pilares del quehacer educativo, mediados por el proceso de realización personal, el proceso cognitivo y el proceso investigativo, así:

1.      Desarrollo humano. Busca equilibrar el aprendizaje del estudiante con su formación como persona integral, llevándolo a construir un proyecto personal de vida y a desplegar sus potencialidades, adquiriendo la autonomía y las competencias pertinentes para su realización personal y profesional.

2.      Responsabilidad social. Pretende promover una sensibilización consciente y crítica ante las situaciones problemáticas, tanto de las comunidades como del país, al igual que la adquisición de unas competencias orientadas a la promoción y al compromiso con el desarrollo humano y social integral. Se construye por medio de las prácticas en responsabilidad social y las prácticas profesionales, e integra los conocimientos teóricos disciplinares con la interacción, y el trabajo con las comunidades, facilitado en el ejercicio de las prácticas. El enfoque de la educación para el desarrollo, conjuntamente con la pedagogía praxeológica, sustenta este proceso.

3.        Competencias profesionales. Son el resultado del proceso cognitivo e investigativo que adelanta UNIMINUTO, el cual combina la teoría con la práctica y promueve la transformación de los individuos y comunidades, el despliegue de sus potencialidades naturales, de sus conocimientos, habilidades y competencias. De igual manera, dicho proceso fomenta la actitud de "aprender a aprender", y genera un hábito reflexivo y crítico que facilita la aplicabilidad del conocimiento para interpretar y transformar la sociedad, mediante procesos de investigación situada y aplicada.

 

La estructura curricular

Este modelo educativo se implementa, en todo el sistema UNIMINUTO, desde el enfoque praxeológico, utilizando múltiples estrategias y ambientes de aprendizaje, didácticas y metodologías ajustadas a las realidades contextuales donde se encuentran los estudiantes e igualmente adaptadas a los programas académicos ofrecidos. Sin embargo, la institución ha definido una estructura curricular obligatoria para todos sus programas académicos de pregrado[3]. La estructura vigente para los planes de estudio de estos programas académicos de pregrado del Sistema UNIMINUTO, distribuye los contenidos en cuatro componentes curriculares, tal como se muestra en la Figura 4 (Modelo curricular del sistema).


Esta estructura curricular muestra la forma en que el programa distribuye, temática o problemáticamente, las experiencias educativas dentro de una ruta de aprendizaje, a partir del desarrollo de competencias y campos de conocimiento, propendiendo siempre por lograr una formación integral y una identidad misional. Para ello tiene en cuenta la definición de los tiempos, los créditos, las competencias y las relaciones entre ellos, y asume las diferentes formas de organización del conocimiento desde los siguientes criterios:

·         Globalidad e integralidad: es la capacidad que tiene el currículo para promover la integralidad entre los saberes desde las exigencias de la disciplina en el ámbito nacional e internacional, garantizando la interacción de sus diversos componentes y propendiendo por una educación integral. En términos generales se expresa desde las relaciones establecidas entre los contenidos curriculares (cursos, asignaturas, etc.) y el perfil profesional, buscando la formación integral del estudiante.

·         Flexibilidad: entendida por el grado de adaptabilidad que tiene el currículo de ajustarse a las condiciones particulares de las personas según su edad, nivel de desarrollo y tiempo de dedicación al trabajo universitario. Para ello, el currículo se abre a los avances de las ciencias y tecnologías, al diálogo con otras disciplinas y al reconocimiento de las culturas propias y foráneas, así como a la oferta de cursos y actividades académicas.

·         Interdisciplinariedad: donde se garantiza la interacción de diversas disciplinas para la solución de problemas ligados al programa o problemas del entorno, para que profesores y estudiantes trasciendan la visión de su profesión más allá de los límites teóricos conceptuales específicos, enriqueciendo su formación con ópticas diversas y haciéndose competentes para trabajar con personas formadas en otros campos del saber.

·         Transdisciplinariedad: entendida como forma de pensamiento relacional, y como interpretaciones del conocimiento desde la perspectiva de la vida humana y el compromiso social. Para ello, el currículo se abre a la imperiosa  necesidad de enseñar un pensamiento complejo, que vincule las disciplinas como posibilidad de humanidad superando la fragmentación entre la experiencia del estudiante y la búsqueda del conocimiento (Nicolescu, 1996).

·         Pertinencia Social: contribuye a que las personas y comunidades se comprometan con el desarrollo integral y la transformación de las problemáticas sociales que generan estructuras de injusticia y exclusión, desde la perspectiva de los Derechos Humanos y de la naturaleza, la Noviolencia, la perspectiva de género, la participación política activa, entre otras.



[1] El modelo educativo ha de ser entendido como una propuesta teleológica que plantea los fines educativos que UNIMINUTO se propone, vistos desde el pensamiento de los fundadores y los principios que la orientan.

[2] La categoría sujeto da cuenta de un "individuo" que es interpelado por una cultura, por una historia colectiva y personal y por relaciones de intersubjetividad que lo configuran como "sujeto".

[3] Para los programas de posgrado o los cursos de educación continua, tipo diplomado o similar, se intenta conservar el espíritu de esta estructura curricular, adaptándola al tipo de programa.